Previa: Toluca vs Tigres

Twitter: @edutorresr

Esta noche, Tigres tiene una cita con la historia. Está a un partido de ligar su tercera final en menos de un año, situación de la cual pocos clubes nacionales pueden mencionar. El último paso –y quizá uno de los más difíciles- es visitar la cancha de Toluca, un escenario respetable con un rival de envergadura. Digno competidor para esta liguilla.

Durante los 90 minutos disputados el pasado jueves en el Estadio Universitario, Tigres desarrolló un juego colectivo muy bueno. Tuvo su propuesta clara durante todo el partido: atacar, presionar y recuperar lejos de nuestro arco. Las transiciones eran correctas, tomando el tiempo adecuado y siempre con una buena cantidad de jugadores para descargar y poder seguir con un bloque de ataque evitando –la mayoría de las veces- llegar con un elemento corriendo sin opciones de pase.

De manera poco afortunada para nosotros, la pelota no quiso entrar en ninguno de los dos arcos de la gloriosa cancha nicolaíta. Los postes negaron el grito de gol y una gran atajada de Talavera ahogó más la liberación de júbilo con el inconcluso gol del capitán. El fútbol es así, no fue la noche ideal para hablar de contundencia.

“Si no puedes anotar, entonces mínimo que no te anoten”, Tigres pudo cumplir con esta regla y, aunque no logró mojar esa noche, evito que los delanteros Triverio y Uribe logran mover las redes del arco defendido por Nahuel Guzmán, situación que nos pone en ventaja visitando la bombonera, dado que con un gol nuestro obligaría a Cardozo a arriesgar más por la necesidad de ganar. Todo empate a goles da el pase a Tigres.

Los números, las estadísticas, importan mucho en el fútbol. No quiero decir que los números metan goles o los eviten, pero sí representa un patrón de felicidad o temor para los aficionados, muchas veces se recurre a una estadística de los últimos 10 partidos para argumentar el probable resultado, pero decir si van a ganar o perder así de fácil resulta ser muy ventajista, así que por ello se evitarán aquí los antecedentes para entrar sólo en lo que compete al fútbol de hoy.

¿Qué nos va a ofrecer Toluca? Sabemos que el equipo de Cardozo cuenta con jugadores determinantes en cada zona de la cancha, pero la zona de sus mediocentros es endeble por la participación de Botinelli ahí, porque no es un futbolista que logre hacer un doble 5 con Ríos en el momento adecuado, no es un futbolista que guarde la posición y mantenga la vigilancia a su marca; él prefiere seguir el balón, buscar el espacio. Y esto ayuda a que una zona quede libre a su espalda, ayuda a que el rival –en este caso Tigres- pueda encontrar ahí ese espacio para una fácil recepción y comenzar la transición.

Triverio y Uribe volverán a hacer la misma tarea que cumplieron –muy bien, cabe decirlo- en el juego de ida: no dejar jugar a Guido Pizarro. Todos sabemos que Pizarro es importante en Tigres, algunos lo creen porque una vez se puso al arco, pero su vitalidad va mucho más allá del pundonor; lo que Guido hace en el campo es vital para que Gignac, Sobis, Arévalo/Dueñas, Damm y Aquino tengan balones, y además es importante para que Pizarro, Juninho, Jiménez y Rivas se preocupen más por tocar bien un balón que por tener que defender. Si Pizarro hace bien su trabajo, no habrá muchas pelotas que recuperar en defensa. Entonces, una vez detectado esto, Trivero y Uribe van a incomodar las recepciones, incomodar los pases o a desactivar por completo al 19 felino, evitando una fácil salida con él y promoviendo el despeje largo o balones cruzados de Ayala y Rivas.

¿Toluca estará defendiendo el cero antes que ir a buscar el gol? Seguramente sí, es lo que casi cualquier entrenador haría por naturaleza. No es lo adecuado, pero creo que sí lo hará.

Ahora: ¿qué podemos esperar de Tigres? Considero que veremos un partido bastante similar que en la ida: Tigres dominó, atacó y metía a Toluca en su propio campo creando un juego bastante complicado de abrir, pese a contar con múltiples oportunidades o posiciones de tiro, y también con varios tiros al arco, fue complicado abrir o entrar entre el bloque bajo mexiquense. Los laterales o carrileros, depende del momento del juego, son endebles y Tigres tiene calidad para el 1 a 1… Pero Toluca no va a hacer mano a mano, lo que va a ser es siempre tener superioridad numérica en esa zona esperando que la pelota no logre pasar, pero en caso de que sí pase podría tener también marcaje hombre a hombre dentro del área, lo que generaría una ventaja para Tigres área, y no necesariamente de remate, puesto que se puede buscar acomodar el balón a un compañero mejor acomodado para que defina y esperar que la suerte guíe esa pelota al fondo del arco.

Hablar de ganar o perder resulta muy vacío, porque los resultados muchas veces son obtenidos menos que merecidos. Lo que yo pido es que Tigres juegue respetando su idea de juego, sin cometer el pecado del pelotazo, sin ganar por suerte con goles en balón parado. Me gustaría que Tigres domine el partido, que ataque bien y defienda mejor. Ganar es lo que todos deseamos, es el sueño que tenemos, es por lo que se juega. Estoy convencido de que los jugadores lo van a intentar y no van a escatimar en esfuerzos para lograrlo, recordando que en frente hay un gran rival.