El “lobo” disfrazado de cordero

Parece que el destino nos vuelve a jugar una mala pasada. Un reencuentro que cada vez que se da hace que la herida se vuelva a avivar. Lejos está aquel recuerdo del 2011 cuando levantó la copa, o las jugadas mágicas que hacía en medio campo para quitarse rivales.

Hoy Lucas Lobos vuelve al que un día fue su hogar. Lo hará de nueva cuenta con la casaca de Toluca y en su mente no está doblar las manos, sino llevar a casa el boleto a la Final de la Liga MX.

Aún y que ha pasado vario tiempo Lobos sabe los puntos fuertes y las debilidades de Tigres UANL. Desde el banquillo y el caracter del “Tuca”. Las modificaciones en el sistema que podría plantear en el partido y por su puesto a sus compañeros, con quienes compartió mucho tiempo los vestidores auriazules.

Es un enemigo vestido de rojo, pero con conocimientos del amarillo y azul. Parece alguien ajeno, pero conoce cada rincón del “Volcán”.

La pregunta que ronda en nuestra cabeza es ¿Cómo lo recibirá la gente? ¿Será con aplausos, con rechiflas o con indiferencia?

A esperar al próximo jueves.