¿Cómo jugar con 3 delanteros?

Se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que Tigres utilice tres delanteros durante sus partidos, se plantean esquemas donde estas tres figuras predominan, pero no se plantea el, en función de eso, ¿cómo se va a defender? ¿Quiénes van a ocupar las bandas? ¿Hasta dónde tendrán que correr los delanteros? No es tan fácil como decir “vamos a jugar con tres arriba y listo”. El juego se fragmenta en muchas cosas, no es sólo cuestión de decidir poner tres delanteros. Todo tiene que tener un equilibrio y múltiples tareas que no es nada más defender o atacar. Hay que ocupar bien cada espacio, siempre tener superioridad numérica.

Primero que nada, hay que dejar claro que atacar con más elementos no es sinónimo de atacar mejor, pero sí es sinónimo de que tienes más opciones para tener un ataque eficaz. Se debe gestionar bien cada espacio, deben ser futbolistas inteligentes para ocupar las zonas del ataque alternadamente, porque no son máquinas como para estar parados 90 minutos en la misma posición. Otra cosa importante es que los tres atacantes no deben tapar los carriles de subida que poseen los extremos, carrileros, laterales volantes, marcadores de punta sea cual sea el caso de las características de los dos defensivos que tienen que ir por fuera.

Para poder atacar con tantos jugadores, hay que tener elementos bien dotados técnicamente porque la posesión a través de los pases y controles adecuados para evitar perder valiosos segundos en la toma de decisiones es vital. No puedes pretender atacar si no tienes el balón, y no puedes tener el balón si no tienes buenos jugadores.

El siguiente fragmento es extraído del libro “Defensa en zona en el fútbol, un pretexto para el <jugar> bien… ¡Ganando!”: “Un equipo que quiere atacar con muchos hombres, tiene que prestar particular atención a los momentos de transición (…). Yo sólo puedo tener un equipo equilibrado para el ataque, si supiese hacer con solvencia la transición ataque-defensa”

“Para atacar con cierta eficacia es necesario atacar con mucha gente, esto es, tiene que haber mucha gente envuelta en el proceso ofensivo, todo el equipo tiene que tener tareas ofensivas (incluso los defensas centrales tendrán tareas ofensivas bien claras), como fácilmente se percibe para atacar de esa forma es necesaria una cualidad defensiva muy grande, pues es necesario jugar y defender en zonas donde, normalmente, los equipos que no atacan mucho no consiguen defender –en el medio campo adversario, cerca del área contraria- y defender ahí, con cincuenta o sesenta metros de espaldas ¡es muy difícil! Por eso, cuanto más ofensivo sea el equipo y cuanta más calidad quisiese tener ofensivamente, mejor tiene que saber defender”

Tigres es un equipo que tiene muy buenos defensas, tanto marcadores centrales como laterales, y posee también cualidades técnicas de pase corto y largo que son necesarias para poder jugar bien al fútbol. Raramente la clásica línea de 4 comete errores, porque no es igual a que un defensor falle un pase. Eso sería un error individual, no de la defensa.

Vuelvo a insistir con lo mismo: para poder atacar bien, hay que tener la pelota. Y tener la pelota significa dos cosas, dos asuntos clave: si tú tienes la pelota, el rival no y entonces no te puede hacer daño. Y si tú tienes la pelota, tienes que estar consciente de que el riesgo de perderla es muy grande, aunque tengas a muy buenos futbolistas porque el fútbol es un constante riesgo, y para eso hay que saber presionar y recuperar rápido tras la pérdida, y tratar de que, si es que se pierde el balón, sea lo más alejado de nuestra portería.

Cuando se avanza con el balón y no mediante temerarias conducciones individuales de 60 metros, los marcadores centrales tienen que quedar muy adelantados para obligar al equipo rival a estar muy metido en su propio campo (si el delantero rival se adelanta a los defensas, es fuera de lugar, obviamente), así que si pierdes la pelota, los centrales cubren al 9 rival que quedó en punta, los volantes centrales aprietan, los extremos cierran a los laterales y los delanteros tapan las opciones de pase que pueda tener el rival con sus compañeros de defensa.

Fragmento del libro antes mencionado: “si construimos un equipo agresivo ofensivamente, si colocamos mucha gente en la zona de finalización, pero no entrenamos la recuperación rápida, el riesgo aumenta. Porque quedamos más expuestos, porque vamos a tener jugadores que recorran largas distancias desde la zona defensiva hasta la zona ofensiva y viceversa. Jugando de esa forma, los riesgos aumentan, y pienso que estos se pueden reducir si, al liberar al equipo con muchas unidades al frente, lo torneamos simultáneamente agresivo en la zona donde tenemos más unidades, porque aumentamos la presión en zona ofensiva”

Una vez explicado que para atacar es vital defender bien, tener la pelota y recuperar rápido, es importante tomar 11 decisiones: ¿Quiénes serán los futbolistas que desarrollen el juego previsto? –O al menos lo más cercano a lo previsto-. Y debemos tomar en cuenta que el juego debe ser un conjunto de individualidades para crear el desarrollo en conjunto. El equipo no tiene que ir en el mismo tren, debe ir en el mismo vagón. (Sampaoli)

**Una cosa importante que quiero aclarar antes de comenzar a escribir sobre jugadores, posiciones, recorridos, tareas y demás es que considero a todos los futbolistas en un nivel óptimo, un rendimiento bárbaro. A jugadores como Guerrón y Gringo Torres los hemos visto muy poco, y una de las razones para que no jueguen como ellos quisieran es, tal vez, un pobre rendimiento durante los entrenamientos semana a semana. Vamos a hacer la utopía de que los elementos aquí seleccionados para desarrollar del juego tengan el mejor nivel posible, o al menos el nivel más alto que nosotros les hayamos conocido.

Pese a que el fútbol es un jugo de constantes permutas de posiciones, voy a tratar de exponer mi humilde idea de juego mediante algunos esquemas tácticos planteados en imágenes

primer esquema

La posición de arquero es vital para poder atacar bien, sobre todo si se cuenta con un cancerbero de las cualidades de Nahuel Guzmán, un futbolista hecho con los leprosos, vital para Gerardo Martino en su glorioso paso por NOB, es un futbolista más que no se le puede considerar sólo bajo los tres postes, y esto no lo digo por sus temerarias salidas frente a Pumas o Cruz Azul solamente, sino por la buena técnica de recepción y pase que posee el elemento argentino. Es un apoyo seguro para los marcadores centrales, cuando el rival te presiona con dos delanteros sobre tus dos defensas, siempre queda libre Patón como línea de pase. Le presionan a él, sueltan a un defensa y Nahuel puede ir con el que quedó libre. Así se avanza a partir del portero.

Los marcadores centrales son importantes para el ataque a partir de qué tan rápido y lejos recuperen el elemento, y también de las facilidades que tengan para poder dar un pase al pie y hacer una recepción altamente correcta o un control dirigido que permita generar ventajas a partir de la conducción con el balón. Si pueden notar en el esquema mostrado, Rivas juega por derecha y Ayala por izquierda, o sea cambiados respecto a su mejor perfil, esto con el fin de que, en ciertas situaciones donde sea imposible salir con el balón debido a marcas sobre el 5 o los interiores, se pueda salir con un balón largo cruzado, con ventaja para el wing y con amplia desventaja para el lateral o marcador central rival.

El líder de la zaga tendría que ser Rivas, es un futbolista que durante la temporada ha recuperado 209 balones, ha tocado 819 veces la pelota, tiene una efectividad de pases del 87.4%, sólo se ha equivocado en 98 servicios a lo largo de 11 partidos. En promedio, corre 9.9 kilómetros por partido, lo que habla de la buena capacidad para adelantarse y cortar o bien ir a banda para hacer ayudas en las marcas a los extremos rivales.

Rivas 1

Se muestra que sus balones recuperados son por izquierda, pero por derecha podría a todo eso sumarle la capacidad de enviar esos balones cruzados.

En el medio campo pongo fijo a Guido Pizarro, quizá es el único jugador que no cambio respecto al juego real de Tigres. Se dice que Ferretti usa dos contenciones, lo cual considero incorrecto porque Guido es el único que queda como volante central real, su compañero, llámese Dueñas o Arévalo suele ser un interior por derecha (Sóbis es el interior por izquierda).

El conde tendría las labores de apoyar a los marcadores centrales en caso de ser necesario, fungir como la primer línea de pase en la salida, ser una descarga segura para darle continuidad al juego Aclaro: no necesariamente la continuidad del juego debe ser adelante, muchas veces los pases laterales o hacia atrás brindan más proyección que ciertos pases al frente donde la mayoría de las veces son cortados.

Torres y Jiménez fueron los siguientes dos interiores que elegí por diferentes razones: son futbolistas de buen pie (de 829 toques, Jiménez tiene un 83.5% en efectividad de pases), no desconocen la posición dado que aunque Israel sea un lateral natural, suele meterse a la zona interna para crear ventajas numéricas sobre el rival. En ataque, Gringo y Piloto pueden aportar mucho con pases entre líneas, abrir el campo buscando la espalda de los laterales rivales para hallar un buen perfil de centro en nuestros wings, son buenas líneas de pase para que Pizarro se sienta cómodo en las descargas, comprenden el concepto de tercer hombre y, además en el dado caso de que sea necesario, son capaces de hacer conducciones y descargar a tiempo.

Es importante también que uno de los dos pueda tomar el espacio que queda atrás de los punteros, si Sobis sale muy seguido a ese espacio se perdería una opción de área (no descarto que Rafael salga, sólo me gustaría tratar de evitarlo) y Guerrón no tiene la vocación de entrar y salir, él es más de entrar y caer a banda.

Como habrán notado, las laterales defensivas están vacías, y aquí es donde entra una tarea complicada: Torres y Jiménez deberían buscar tapar la zona de acción de los extremos rivales haciendo recorridos en diagonal hacia atrás para tapar el hueco. Podrían tener ayudas de los centrales, y dependiendo del central que salga (derecho o izquierdo), Pizarro sería quien tome la posición. Esto haría que Sobis bajara a la posición de Pizarro para poder ser una línea de pase.

Los wings son quienes normalmente cumplen la función de bajar como yo busco que lo hagan los interiores, pero en este caso Aquino y Damm serían importantes para evitar las subidas de los laterales rivales y así promover la superioridad numérica en nuestro campo, pero ¿qué pasa si no pueden evitar esa subida de los rivales? Quedarían en una posición adecuada para que, tras la recuperación (esperemos que la recuperación sea rápida), se pueda hacer el juego directo con ellos en banda, esperar a la llegada de uno de los 3 puntas, generar mano a mano y buscar ganarlo. Una vez ganado (si es que se gana), tratar de tomar la mejor decisión que te lleve al gol.

En selección nacional, Layún y Aguilar cumplieron una función importante para que México dominara a E.U.A., Jurgen y Javier tendrían tareas similares pero un poco más liberados de ir de córner a córner.

Llegamos a la zona de los tres delanteros, eso que tanto se desea entre los aficionados felinos. Una vez propuesta la construcción del juego, ¿cómo y con quiénes vamos a atacar?

Bueno, el decir “con quiénes vamos a atacar” es algo ambiguo, yo considero que atacan desde Nahuel hasta Gignac, y se defiende en viceversa, pero los referentes del equipo según mi elección** serían Sobis – Gignac – Guerrón.

Es importante definir los estilos, porque ninguno de los tres es de las características de ser un poste dentro del área y qué bueno que no lo son porque considero que se desperdiciaría una buena posición y se sacrificaría la búsqueda de constantes espacios.

Sobis sería habitual que entrara por el poste izquierdo del arco viéndolo de frente, para así poder también tener apoyos con Aquino y crear una buena pareja en ese espacio. Incluso pueden hacer permutas de la zona en caso de que la jugada así lo pidiera. Y con Gignac sabemos que, como dije, no es un punta clavado; le gusta hallarse sin marca, le gusta adelantarse al defensa, crear oportunidades, conducir si es necesario, el mano a mano. Tiene una colocación poco vista en México, un futbolista inteligente. Joffré Guerrón tiene como naturaleza caer a banda, no puedes quitarle lo natural al futbolista, así que es algo que hay que respetar y saber usar; puede servir para que un central salga del área y genere un hueco para que Gignac anticipe, por ejemplo.

Es muy importante que los delanteros se mantengan dentro de la zona del área lo más posible (dando cierta libertad durante algunas fases del juego, como las caídas a banda o las conducciones de Gignac) para que no tapen los carriles que son para los wings, y que tampoco salgan tanto como para aglomerarse en la posición que se busca ocupe alguno de los interiores.

delanteros 1

Me gustaría exponer brevemente lo que sería el equipo en la transición defensa – ataque:

Caso extremo recuperar cerca de nuestra área

Cuando Pizarro ya entró a ocupar la zona de líbero y se recupera tiene que volver a su puesto, los interiores que bajaron a ser laterales ya tienen que volver a su zona, los extremos (en la imagen se muestran como interiores para representar que bajaron a defender, no necesariamente es que vayan a ocupar ese lugar) vuelven a abrirse hacia sus espacios. Sobis (en la imagen aparece adelantado al interior, pero hay que recordar que sería el mediocentro para ser la primera línea de pase en lo que tarda en llegar Pizarro a la zona) vuelve a su posición de delantero por izquierda, Gignac vuelve a ocupar el centro del ataque y Guerrón decidirá si va por dentro o por fuera (quizá dependa de dónde esté el balón y qué tan lejos o qué tan marcado esté Damm).

Como todo estilo de juego mediante diferentes esquemas tácticos que se desarrollen a lo largo del partido, tiene muchos riesgos. Por ejemplo: el tener a sólo dos marcadores de punta beneficiará al rival a buscar los pelotazos y aunque se tome en cuenta eso, se practique y demás se sabe que puedes medir mal el balón o que te ganen por fuerza, y entonces podría caer un gol, pero es un riesgo necesario.

Otra cosa que se menciona mucho y que se duda mucho en ese aspecto, es que cuando los rivales se cierran Tigres no puede abrirlos, o que el equipo depende mucho de Gignac, y me gustaría decir que lo primero es bastante obvio, y pasa con muchos equipos en el mundo. Ahora pueden salir ejemplos de clubes que sí logran abrir los cerrojos y es válido, pero cuando desactivan a tu referente de ataque, porque yo pienso que no tiene nada de malo tener como referencia a un crack, es complicado jugar para cualquier plantel. Y quizá se nota poco, pero Tigres sufre muchísimo más cuando se desactiva a Guido Pizarro, es más importante evitar que desactiven a Guido que evitar que desactiven a Gignac, porque si la pelota no pasa por el 19 es muy difícil que puede llegar al 10.

Los equipos rivales van a acosar a Gignac siempre, si no pueden detener a los cocineros (los extremos) van a buscar cubrir a toda costa al comensal (Gignac). Es un recurso válido y lícito, y contra eso tiene que competir André, para ello es un jugador de élite mundial. Claro, se le puede facilitar la tarea buscando quitar marcas, pero si a André – Pierre lo marcan 2, y metes a más gente, vas a amontonara a seis entre amigos y enemigos en la zona de remate, y es más seguro que gane la defensa a que ganemos nosotros en el ataque.

La tenencia del balón tiene muchos matices: si la tienes tú el rival no la tiene y no te puede atacar, y si tienes tú el balón te acomodas mejor, defiendes mejor y atacas mejor porque eres el dueño de lo más importante, pero si pierdes por un mal pase o por la presión rival, tendrás que correr hacia tu portería y podría haber problemas, pero también es un riesgo necesario.

Yo no creo que Tigres con su “sistema” actual esté jugando mal, considero que juega bien pero los resultados no se están dando. Perder o empatar no es sinónimo de jugar mal, que no entre la pelota no es sinónimo de jugar mal, y si nosotros los aficionados decimos que se juega mal no tiene porqué ser verdad, porque nosotros queremos ver un juego espectacular, no nos interesa tanto ver un buen partido de fútbol. El espectáculo es espontaneo en muchas ocasiones, y cuando las expectativas son muy altas se pretende que sea algo normal.

Este texto lo escribí en función de las muchas opiniones que surgieron en Twitter por el parado que usó México (dirigido por Ferretti) vs EE.UU. y el querer repetirlo aquí, busqué exponer lo que para mí sería jugar con tres atacantes centro y el resto lo que, en mi opinión, debería hacer los otros ocho jugadores para que el la idea de ofender con muchos estuviera más cerca de caer bien que de caer mal.

Me gustaría mucho poder leer críticas y comentarios sobre lo aquí escrito, estoy seguro que atacar mejor es un tema que a todos nos interesa, y el intercambio de opiniones siempre enriquece el fútbol en los aficionados.

Twitter: @edutorresr