Lo vital de la competencia interna

Los grandes clubes de fútbol se componen de varios elementos, por ejemplo se componen de una directiva capaz y preparada para realizar gestiones adecuadas en la preparación de la temporada y en el transcurso de la misma, se necesita una idea tanto de modelo de negocio –esto referido a los fichajes y mercadotecnia-, una idea o identidad de fútbol establecida, un entrenador capaz de llevar las riendas deportivas del club y, como factor más importante, buenos jugadores.

El encontrar, reclutar y contratar buenos elementos no consta de una fórmula establecida que asegure resultados, porque fichar es lo más complicado que puede haber. Yo no recuerdo (espero puedan ustedes decírmelo) cuál fue el último mal fichaje que ha hecho Tigres, ahora mismo puedo recordar fichajes como el de Emmanuel Herrera, Burbano, Luis García o Marco Ruben que aquí no funcionaron, pero Emmanuel venía con un buen cartel y calidad comprobada, Burbano había sido vital para León bicampeón, Luis García jugó bien aquí pero no era lo que el equipo buscaba, y pese a que Marco Ruben fue una situación rarísima, su actual campaña en Rosario demuestra que buen jugador es, pero aquí no funcionó.

Nombres van a surgir muchos de este tipo, quizá entre Trujillo, Arguello, Edno, Jairo González, pero hay que entender que, en su momento o por ciertas circunstancias, llegaron a ser necesarios. O incluso se puede mencionar a Uche, que por su lesión ha jugado poquísimo, pero el delantero tiene una carrera hecha en Europa y en su selección.

El presente de Tigres nos habla de un equipo con buenos resultados, mas no los que un aficionado desearía. En pocas palabras: no fuimos a la Macro tanto como quisiéramos.
Una final de Libertadores, una buena eliminatoria de Libertadores, cuartos de final vs Santos, y la temporada antepasada una final frente a América, y como dije no son los resultados que la afición desea, pero no podemos tampoco decir que Tigres ha tenido temporadas terribles últimamente.

A mí me gusta, me encanta, me apasiona y me mueve hablar y escribir sobre fútbol, pero no sólo por encima porque yo soy de esos necios que les gusta profundizar y sacarle matices a mil cosas, y puedo sacar mil conclusiones de porqué Tigres juega bien; la posesión del balón, el ser compactos para defender y amplios para atacar, etc. Y todo eso se logra con muchas cuestiones que pueden variar, pero hay una necesidad invariable para jugar bien al fútbol: buenos jugadores.

Tigres posee jugadores altamente dotados técnicamente, y con esto no me refiero a que hagan gambetas de esas que les gusta ver en YouTube, sino a futbolistas que son capaces de dar un buen pase de 5, 10, 20 metros, a futbolistas que saben cuándo parar el balón, cuándo hacer un control orientado que dé ventajas sobre el defensor.

De manera desafortunada, se cree que el futbolista que hace más gambetas y hace más golazos es el mejor, y no. El mejor futbolista siempre es el que hace bien las cosas fáciles, porque si entre todos hacen de buena forma lo que se supone es básico que hagan, como tocar y recepcionar bien, el juego en conjunto va a ser bastante bueno.

El equipo de Ricardo Ferretti tiene en su plantel a 28 jugadores registrados en el primer equipo en la Liga MX (el número puede aumentar cuando se cuentan a elementos de Segunda División o Sub 20 que ha estado con el plantel), y de esos 28 son 22 los que en alguna categoría, en algún momento, formaron parte de una selección nacional. Sólo Fernández, Palos, Juninho, Amaury Escoto, Zamora y Pizarro no han formado parte de un combinado nacional.

La presencia de jugadores importantes hace a un club importante, y como consecuencia de los buenos futbolistas se crea una sana y reñida competencia interna, pero tal parece que existen sectores de la cancha donde no hay tal.

Cuando un arquero es seleccionado de un combinado nacional que llegó a finales de Copa América y Copa del Mundo, tiene que tener una exigencia que le haga trabajar sin descuidar. Y no digo que Nahuel no entrene bien o que no rida –en una opinión personal, el mejor arquero de la liga-, y tampoco es tener algo vs Palos como muchos sí lo tienen, pero el nivel entre uno y otro es abismal.

Lateral derecho, una posición que no debe generar mucho problema. Si bien es cierto que hay muchos, siendo sinceros hay poca calidad. Nosotros tenemos a un gran marcador de punta, Chivas tiene otro, y cuando Pizarro juega por ahí en Pachuca hay otro, pero el hecho de que la competencia directa de Israel sea Estrada me deja intranquilo, porque cuando el titular no está, se nota enormemente la diferencia de calidad. Olvidemos al Estrada de Santos, porque el tiempo ha pasado y ha cobrado factura. Y, bueno, Briseño entra esporádicamente cuando es necesario, no es fijo. Y mucho menos Dueñas, que aunque lo ha hecho, se desaprovecharía en esa zona.

Gignac fue la mejor contratación del torneo, pero el tener a Enrique Esqueda es alarmante. Es verdad que Esqueda tuvo una temporada pasada que fructificó con goles, pero no es competencia. Uche saldrá en diciembre y mismo caso que Guerrón (y este es la competencia de Damm), y Lugo se ha demostrado que no es el futbolista que tuvo grandes picos en Tigres, su nivel mediano es el que tenemos que saber que va a dar de forma regular.

Una información brindada por @GraficodeTigres dice que el equipo ha gastado desde el 12 de diciembre de 2011 hasta la fecha, la cantidad de 60,573,884 millones de dólares en fichajes (sin contar a Guerrón y Damm), más una cifra entre 4 y 6 millones en deudas y pagos secundarios, siendo Rafael Sobis el más caro con 5.9 millones y Jairo el más barato con 1.3 millones. Y esto sin contar fichajes ya hechos para 2016, como es el caso de Valdivia. Cueva y Meza.

No cabe duda de que Tigres ha sido inteligente y ha hecho buenas inversiones, otras tantas no han dado resultados, pero el contratar a un futbolista de más de 10 millones de euros a coste cero es admirable, sin embargo el equipo debe seguir invirtiendo para mejorar todas las zonas de competencia interna, buscar lo mejor y no lo posible.

Muchas veces se habla que no sería justo traer a un futbolista titular en otro equipo para que aquí sea banca, pero la competencia dentro del fútbol es así. Quizá esa supuesta llegada ganaría la titularidad de alguien a quien creemos fijo, como fue el caso de Damm y Guerrón.

La constante mejora de la plantilla debe ser primordial para toda administración, ojalá el invierno nos traiga buenos nuevos jugadores que le causen lindos problemas a Ferretti

Twitter: @edutorresr