Un 0-0 entre dudas y deudas

La noche de ayer  Tigres logró su clasificación a los cuartos de final de la Concachampions, con un empate 0-0 el cuadro felino superó a Herediano en la tabla de grupo y se clasificó a la fase eliminatoria donde enfrentara a Real Salt Lake. Y a continuación escribiré algunas líneas sobre mi opinión del partido:

Tigres fue un equipo que, como habitualmente pasa, salió e impuso su juego: posesión de balón, constante avance, en ocasiones tenía a 10 elementos en campo rival. Más ofensivo no podía ser, pero el equipo visitante armó un cuadro bajo bastante bien.

Ricardo Ferretti tiene un modelo de juego definido, con ciertos cambios contornales respecto al rival, y la noche de este miércoles el equipo costarricense logró esterilizar el ataque felino con férreas marcas e incomodidad para recibir, y también con un arquero que tuvo dos atajadas importantes, una a Hugo Ayala y otra a Gignac.

Las expectativas antes del partido eran altísimas, pero debía entenderse que era un partido de suma importancia para ambos equipos y así como nosotros íbamos a querer ganar, ellos también para lograr pasar a la siguiente ronda. Era un error grave pensar en que mínimo iba a ser un 3-0 o 4-0, Herediano es un equipo que juega bien habitualmente y que va bien en la liga. En esta ocasión optaron por encerrarse, por no proponer el partido y son recursos válidos, lícitos, pero siempre complicados.

Muchos comentarios expresan que porqué si Tigres tiene un plantel tan fuerte no pudo abrir el cerrojo impuesto por el rival, y son cosas que nunca vamos a poder entender. Estoy de acuerdo en que uno como aficionado se sienta frustrado, en que por no conocer al rival se crea que se puede golear y salgan decepcionados, comprendo también que querían ver goles.

Suponiendo que Tigres haya jugado exactamente igual, pero el poste de Gignac hubiera sido gol, el remate de Ayala, la palomita de Gignac y la atajada casi al final que también le hicieron al francés, un 4-0 con el mismo desarrollo de juego, ¿se hubiera criticado? No, porque entiendo que el resultado es lo único importante para mucha gente. Yo no digo que Tigres haya hecho un juego perfecto, pero tampoco podemos decir que se jugó mal, porque de la misma forma se le ganó a Rayados, a América, a Querétaro a Chiapas y ahí sí funcionaba, pero ahora porque no se ganó ¿significa que no sirve? Creo que es bastante injusto y malo pensar así.

Tigres hizo un buen partido, pero ¿de qué sirve jugar bien si no ganas? La verdad es que sirve de mucho, pero en ocasiones como la de este miércoles el resultado no se dio por mala puntería, por un arquero que tuvo dos buenas atajadas y ya está. Tampoco tenemos que exagerar creyendo que todo está mal, así como no debemos exagerar cuando metemos 5, porque el fútbol es una cosa extrañísima, pero nos encanta así. Nos hace sentir mil cosas, vs Herediano la pelota no entró, no festejamos pero no pasa nada. ¿Se puede mejorar? Por supuesto, si no ¿para qué se entrena día a día?

Hay que estar tranquilos por el funcionamiento del equipo, aunque nos deje dudas en ciertas partes de la cancha, aunque vuelva a faltar la contundencia. Los jugadores, cuerpo técnico, directiva quieren ganar siempre igual que lo queremos nosotros, pero no siempre se puede.

TWITTER @edutorresr