Damm: un gol que no calló bocas

El peor momento para hablar de alguien es cuando las cosas le van bien, sobre todo si esto tiene que ver con el fútbol porque muy seguramente todos van a estar de acuerdo contigo, y sentirán que estoy en lo correcto sólo porque vieron a Damm hacer un gol y no es esa mi intención.

A Jurgen a media semana lo abuchearon, y en twitter mucha gente dije “es que no tiene gol”, y yo creo que es algo que ya sabíamos, entendíamos que no es un futbolista de 6 por temporada y que difícilmente lo va a ser, porque en una opinión personal creo que sus tres primeras tareas son: cortar líneas de pase, hacer superioridad numérica para evitar mano a mano y superar la línea defensiva rival para buscar servir a alguien en mejor posición.

No trato de decir que no tenga que hacer gol, ni siquiera digo que no debe intentarlo porque si estás en la zona y con buena posición para sacar un tiro, lo haces por mero sentido común. Damm normalmente tiene las oportunidades, normalmente decide bien pero lo desafortunado es que decide tarde.

Yo sé que el aficionado común no va a la cancha a ver cómo se convierte de 4-4-1-1 a 4-4-2, y luego a 4-3-3 y luego a 5-2-3, sólo le interesa ganar y tener espectáculo, y como Damm no anotaba y decidió tarde frente a River en la final de la Copa Libertadores, se comenzó a tener una presión sobre el joven, a tal punto de que poco menos de 40 mil personas lo abuchearon.

Leí comentarios muy positivos sobre Damm la noche del sábado después del partido, y mucha gente decía que “cerró bocas”, pero yo creo que los que la abrieron son los que menos entienden de fútbol, así que no importaba cerrarlas. Las críticas desaparecieron, e incluso Damm aparece en el 11 ideal de la jornada, pero si Jurgen hubiera hecho exactamente el mismo partido, con la misma oportunidad donde anotó, y el balón lo sacaba el arquero, o pasaba a 2 centímetros del poste o quizá un defensa lo sacó en la línea de gol, si hubiera pasado una de esas cosas tan del fútbol, ¿igual hubiera hecho un buen partido o volvería a decirse a media semana “TIENE QUE JUGAR GUERRÓN DAMM ES MALO TODAVÍA LE FALTA”?

Como aficionados al fútbol deberíamos entender que el gol es una cosa rara, es una consecuencia del buen juego, y no porque Damm no anote es malo y no porque anote debemos todos alabarlo, es un jugador que lleva un proceso y no debe saltarse nada ni desesperarse, haya costado lo que haya costado es joven y tiene que seguir un proceso, y lo está haciendo de maravilla. Si el comienza a sentir toda esa presión, seguramente le irá mal, y si comienza a hacer caso a demasiadas alabanzas, va a terminar en Grecia.

TWITTER @edutorresr