Buen futbol, Buen resultado

La noche de este sábado Tigres logró una victoria 3-1 frente a Rayados, durante 90 minutos el equipo de Ricardo Ferretti logró imponer condiciones tácticas en la cancha para lograr hacer que el rival entrara en su juego.

Tigres no tenía por qué cambiar su juego y o lo cambió, propuso el partido a partir de la posesión el elemento y de la buena posición en la cancha, con posesiones largas y constantes descargas en Guido Pizarro para evitar pases arriesgados hacia zonas donde el rival era mayor numéricamente. Con pases siempre seguros y a los rivales más cercanos, así hubiera que cambiar de sector, el balón tenía que ir siempre por el pasto.

Por su parte, Rayados estaba consciente de que su principal idea era no permitir el desborde por los costados, por ello las sorpresivas posiciones de Medina como marcador de punta derecho y Juárez como un lateral derecho, que creaba siempre un 2 vs 1 en el duelo contra Aquino, lo que hizo ver muy mal al oaxaqueño en la primera parte del partido.

Los lances desde la primera línea hasta la zona de definición no parecían ser la primera línea de salida de Rayados, pero sin duda iba a ser un recurso te iban a utilizar porque son equipo que no muestra un modelo de juego definido, sino que aprovechan las circunstancias del partido en juego bastante directo para buscar hacer daño. Es un recurso válido, por supuesto, pero mal visto en el mundo del fútbol.

Cayó el gol de Rayados precisamente en un lance de 70 metros, donde la ventaja la llevaba Rogelio pero Juninho mide mal el balón y pierde la marca sobre el argentino, y termina anotando el primer gol del partido. Rayados tuvo otras oportunidades donde pudo ponerse 0-2 en contra, pero no entraron. Así es el fútbol.

El volante derecho de Monterrey vio una tarjeta roja y tuvo que irse del partido, y para la segunda parte con la salida de Cardona y el ingreso de Ramírez quedó claro que Mohamed iba a seguir sin buscar la iniciativa con el balón, pero no iba a renunciar al ataque, sin embargo sacó a un elemento sin vocación de recuperación para meter a uno que sí la tiene.

La idea de Tigres para la segunda mitad, tenía que ser atacar y así lo fue, pero esto no significa perder el desarrollo del juego del cual estas convencido; siempre mantuvo la posesión del balón y la buena posición en el campo.

A lo largo de este torneo y en algunos juegos anteriores, los marcadores de punta (Torres Nilo y Jiménez) dejaban el carril para convertirse en interiores y así liberaban la zona lateral que no iba a ser necesaria cubrir. Y en este partido, de nuevo Jorge e Israel se colocaron en esa zona para crear más líneas de pase y superioridad numérica frente al arco. Este tema de los laterales – interiores será importante profundizarlo pronto en otro artículo, más detallado con vídeos e imágenes de lo antes mencionado.

Gol

El empate de Tigres se da con una línea defensiva rayada muy mal conjugada, salieron a destiempo, no era precisamente una línea sino una serie de curvaturas. Tigres obligaba a los defensores a ir a buscarlos adelante, y cuando se dio la oportunidad se sirvió a profundidad y se concretó.

El resto del partido se vio envuelto en un Rayados que esperaba y sólo lograba avanzar metros en balón parado, y en un Tigres que propuso mediante el buen posicionamiento en el campo a partir de la tenencia del elemento, y logró anotando dos goles más que su rival.

Tigres tuvo una posesión de 69%, logró 407 correctos de 505 intentado teniendo un 90% de precisión. 455 fueron pases cortos y 50 lo fueron largos. 122 pases fueron hacia adelante, 82 hacia atrás, 149 derecha y 152 a la izquierda.

En cuestiones defensivas, Tigres recuperó 15 veces la pelota en defensa, interceptó 53 balones y de 12 entradas, 12 las hizo exitosamente.

El equipo de Ricardo Ferretti dominó todo el partido, aunque Rayados tuviera las oportunidades de gol, Tigres fue dueño del partido futbolísticamente hablando. Desafortunadamente se necesitan goles para que la gente perciba la superioridad, y afortunadamente estos se dieron. Considero que aunque no se hubiera ganado el juego, si Orozco salía en una gran noche y atajaba todo, podíamos quedarnos tranquilos de que se hizo un gran partido de fútbol contra un rival que es digno y peligroso.

TWITTER: @edutorresr