Tigres, por la Libertadores y por la Liberación del fútbol mexicano

Por : Pétric Moreno

Twitter : @petrickmoreno

Un título por la liberación del fútbol mexicano.

Sí un mexicano ganar una libertadores sería más que un título individual de un club, sería tal vez el comienzo de la LIBERACIÓN de encarcelamiento de la mentalidad del fútbol mexicano.

Para entender mejor esta lógica, tenemos que recurrir al fútbol brasileño en el pasado. Hubo un momento en que los campeonatos locales eran prioridad y la Copa Libertadores era rotulada como un torneo sin importancia y de escasa relevancia en el escenario nacional. Incluso los campeonatos estatales poseían mayor atractivo en la prensa brasileña y entre los propios hinchas. Pero eso cambio, mucho gracias al Sao Paulo y su bicampeonato en la primera mitad de los años 90. Después de esto, los equipos brasileños comenzaron a ver el torneo internacional de otra forma y con este aumento del interés por la competición, comenzaron a ganar más en comparación de antes. Si podemos decir, São Paulo fue el “divisor de aguas” de fútbol brasileño en este sentido.

Volviendo al fútbol mexicano, percibimos la falta de interés de gran parte de la prensa, entrenadores y aficionados, que enorme parte das veces repercuten  más una eliminación en el campeonato mexicano que en la Libertadores por ejemplo. Lamentablemente, esta mentalidad pequeña, arcaica y fallida es algo cultural del fútbol mexicano, pero esta vez, así como Cruz Azul y Chivas, el fútbol mexicano tiene otro representante para la liberación del egocentrismo de México con relación a su torneo local. Ganar la Libertadores sin dudas que sería la liberación del fútbol mexicano y podría decirse que motivaría a otros equipos mexicanos para jugar esta competencia con más seriedad y esto aliado con el buen nivel de los mexicanos, sin duda volvería a ver a otros ganadores mexicanos de este torneo.

Ganando esta Copa Libertadores, los Tigres pueden ser el São Paulo de México, el principal responsable de la ampliación de los horizontes de fútbol mexicano. Cuando los equipos mexicanos jugaren la Copa Libertadores con la seriedad que esta competencia demanda, sin dudas que vamos a tener mucho más mexicanos como protagonistas, de que meros coadyuvantes.

Un día rotulado por Tuca como “torneo molero”, esta final de la Libertadores se convirtió en el partido más importante en la historia de Tigres, jugando no sólo por sus hinchas apasionados, sino también para la LIBERACIÓN del fútbol mexicano.