Previa : River Plate vs Tigres UANL

Tigres llega a la final de vuelta de la Copa Libertadores después de una derrota frente a Morelia, un 0-0 en casa en la final de ida y, sobretodo, llega con una idea firme donde a partir del orden, harán su juego.

El partido de ida tuvo muy pocas llegadas en los arcos, Tigres tuvo alguna con Sobis y Damm muy claras, y el peligro más grande de River Plate era fundamentado más por las salidas temerarias de Nahuel Guzmán que por aproximaciones del cuadro de Nuñez.

River esperó a Tigres y mediante el juego directo, intentó acercarse al área de Guzmán y, al fallar en el intento, había que replegar y buscar la presión alta para dificultar la salida limpia de Tigres, obligándolos a retrasar metros o incluso a tener que dividir el balón.

Mientras que Tigres propuso un juego más interesante y balanceado, constantes entradas de Arévalo como falso 9, y una presencia de Guido Pizarro para ser el jugador más importante del equipo auriazul, desde ser el primer pase en la salida colocándose como medular, o bien iniciando el juego entre los dos centrales para darle amplitud al equipo con los centrales abiertos y los laterales adelantados, y en fases defensivas estuvo fino en las incrustaciones para crear superioridad numérica sobre el ataque argentino.

En cuanto a la presión, como mencioné, River optó los primeros minutos de cada mitad por una presión bastante alta para ensuciar la salida, mientras que Tigres optó por bascular y tapar las líneas de pase que llegaran a tener Kravenitter, Ponzio y Sánchez.

La alineación que presentará River Plate frente a Tigres este miércoles, es la siguiente:

River Plate - Football tactics and formations

Barovero en el arco, con una gran actuación en la final de ida. Una línea de cuatro con Mayada como lateral derecho, después de la expulsión de Mercado, la baja de Mammana y la poca experiencia de carreras. Dos centrales: Funes Mori y Maidana, mientras que como marcador de punta izquierdo estará Vagioni.

En el centro del campo, Ponzio encargado de subir a ser opción de descarga en ofensiva para avanzar, mientras que Kranevitter será de nuevo el mediocentro posicional que construye el juego a partir de la recuperación y la colocación precisa.

Sánchez trabajará como volante por derecha con constantes apoyos a Mayada en el repliegue y Mayada tendrá constantes apoyos a Sánchez en la transición ofensiva.

Bertolo tendrá las mismas tareas por el sector izquierdo, y ambos volantes deberán interiorizarse para darle espacio a los ataques de los laterales, y también poder generar una presión agobiante sobre Pizarro, para evitar que Tigres pueda tener en su eje una salida fácil.

El ataque será con Alario y Cavenaghi, y seguramente será el primero quien trabaje más en zonas de ¾ en busca de recuperar para atacar, recibir y conducir y entregar, entre todos, balones a Cavenaghi que muy seguramente será el 9 posicional.

River basa su juego, su juego natural, en la tenencia del elemento, y en la ida no pudo tener esa condición para poder desplegar bien su idea. Con sólo el 34% de posesión, el equipo de Gallardo tuvo que recurrir a 65 pases largos y sólo 184 pases cortos. De todos esos, 132 fueron hacia adelante, un 53% de servicios hacia el frente, pero que sirvieron realmente de poco.

Sin caer en el cliché de ser “defensivo”, podemos decir que el trabajo en las primeras líneas de River fue bastante bueno; 15 intercepciones, 47 recuperaciones y 26 entradas, de las cuales en casi todo salió ventajoso. Tuvo un 63% de precisión defensiva.

Tigres, con la baja de Hugo Ayala y la recuperación de Javier Aquino, seguramente podría alinear así:

Tigres - Football tactics and formations
Guzmán en el arco. En frente de él, una línea de cuatro con Ayala y Juninho, que en la salida se abren a los costados del área para darle cierta amplitud al juego y abrirle un poco el espacio al mediocentro posicional, esto con los laterales (Torres Nilo y Jiménez) más adelantos. O bien, los defensores centrales más abiertos a las bandas y Pizarro en medio de los dos para salir jugando, con los laterales aún más arriba y perfilados para realizar un control dirigido y seguir en la conducción.

El mediocentro estará ocupado por Pizarro, importante en la salida del equipo, en la descarga del elemento y la tenencia de la pelota, y muy importante también en los pases a profundidad que pueda generar a partir de su control hacia dentro del campo.

Y pasa algo interesante con Arévalo, que hemos visto desde los partidos vs Internacional, las ocasiones que “Cacha” entra como falso 9 generando muchísimas dudas en los centrales, no saber exactamente a dónde salir y cuándo salir. Aunque en el juego de ida, Gallardo lo detectó bien y le puso encima a Ponzio todo el partido, y sin embargo Arévalo pudo ganar la posición e incluso tuvo un balón dentro del área donde, simplemente, decidió mal.

Como wing derecho, Damm. Donde seguramente tendrá muchísimos duelos frente a Vagioni con ayudas de Funes Mori. Importante será sacar al central para las entradas de Sobis y Gignac, o incluso del mismo Arévalo que ya mencionaba.

Por izquierda, en el partido pasado Jiménez fue un lanzador constante al sector zurdo del campo buscando las espaldas de Mercado y la entrada de Damián. Ahora quizá haya que recurrir a un viejo y elegante recurso: la gambeta. Aquino deberá aprovechar las carencias que pueda presentar Mayada y las constantes salidas de Maidana a la zona, serán importantes para que Gignac, Sobis o Arévalo puedan ingresar a zona de peligro.

Gignac y Sobis serán los delanteros, ambos fueron prácticamente anulados en el juego de ida, y eso fue lo que mejor pudo hacer River. Maidana tiró varias veces la línea, esto hizo que Tigres quedara en siete ocasiones en fuera de lugar. El ex Boca Juniors de 2005 a 2008, mantuvo a Gignac al margen, evitó que diera giros que generaran mucho peligro en conducciones verticales para Barovero.

Mientras que Sobis tenía que trabajar en zonas complicadas y trabadas del campo, buenoas descargas hacia ambos costados y una opción de pase en la salida de Pizarro, un trabajo importantísimo y vital, pero poco efectivo en ataque. Y sin embargo, logró entrar para rematar un centro de Damm.

Al igual que River, Tigres prioriza la tenencia del balón para realizar su fútbol, y en la ida lo tuvo: 66% de posesión. Tuvo 465 pases, de los cuales 384 fueron cortos y 81 largos. 174 hacia adelante, y es importante ver en las bandas cuántas descargas existieron: hubo 110 pases al sector derecho y 123 al sector izquierdo. Mientras que hubo 58 pases hacia atrás. Un 37% de servicios hacia adelante, 16% menos que River. Sin embargo, River sólo dio 132 pases hacia el frente y Tigres 174, una diferencia de 42.

Muy seguramente, River será quien imponga sus condiciones y sea realmente agresivo, y sea muchísimo más la posesión del balón. Sería imposible ir con presión alta a quienes tengan el elemento del cuadro argentino, porque generaría un desgaste terrible y hay que saber gestionar incluso esos recursos físicos. La opción más segura y el mejor camino, sería volver a bascular y tapar las líneas, recuperar y a partir de ahí buscar los costados y el desborde.

Los balones largos de Juninho, Rivas o Jiménez tendrán que buscar a Gignac de espaldas al arco y buscar ganar la posición o bien un apoyo con Sobis, esto como un recurso más en caso de una presión bastante alta. Sería lo ideal para saltar las líneas sin dar todo perdido al dividir la pelota.

Será importante lo que Tigres mejore entre lo bueno, evite entre lo malo y corrija entre lo mediano para sacar un triunfo en la cancha de River Plate, es la posibilidad de hacer historia para el estado, el país y el continente tal vez, pero todo esto deberá ser con más cerebro que huevos.

Twitter : @edutorresr