Ganar no te hace el mejor, perder no te hace el peor

La idiosincrasia del fútbol mexicano es bastante clara: el entrenador campeón, es el mejor, los otros 17 no saben de fútbol.

Los asuntos de globalización ha alcanzado hace algunos años a México, y esto sirvió para que mucha gente dejáramos de creer que sólo el que gana es malo, aunque aún haya muchas opiniones y comentarios que dejen ver a personas que aún no entienden de fútbol y juzgan en base al resultado.

Final de Copa Libertadores, quizá el segundo torneo de clubes más importante en el planeta, y nosotros estamos compitiendo por esa Copa, y aunque la final de ida aún no comience, yo tengo claro que el objetivo ya está cumplido.

Con el tema de Selección Nacional, el nombre de Ricardo Ferretti ha sonado para tomar el mando del Tricolor, y uno de los argumentos por el que dicen que debe tomar la selección es: Si gana la Libertadores, debe ir porque lo ha ganado todo. Y yo no creo que el asunto sea ese, porque ganar o perder no te dice nada.

El análisis del trabajo de un entrenador se debe dar a partir de la nobleza de los partidos, de los recursos utilizados y lo convencidos que estén los futbolistas. Como lo he escrito en este mismo blog: en el fútbol existen dos caminos, el del fracaso seguro y el del probable éxito, y Ricardo Ferretti a lo largo de los últimos cinco años ha optado por el camino donde estás más cerca de tu idea, pero siempre sabiendo que puedes cambiar según ciertas circunstancias, porque mutar de 4-4-1-1 a 5-2-2-1 o 4-4-3, no fue sólo porque sí.

Los éxitos conseguidos siempre son efímeros, y la gloria por más extraña que pueda ser, siempre es eterna. Podemos poner en tela de juicio ciertas cosas que ya sucedieron (y que se corrigieron) como los asuntos jerárquicos, la invariable opción de buscar por fuera o incluso, el tener pocos futbolistas en una zona. Pero la capacidad de cambiar, de estar convencido y de proponer son las cosas a partir de donde se debe juzgar a un entrenador.

Dar la vuelta en la cancha de River Plate no será motivo para decir “Ricardo Ferretti es el mejor entrenador de México”, “Ricardo Ferretti es el mejor entrenador que ha tenido Tigres”, “Ricardo Ferretti es la mejor opción para Selección Nacional”. Y perder no será motivo para decir “Ya conocemos a Ferretti, no sabe jugar finales”, “Ya sabíamos que iba a pasar esto”, “Ferretti, ya vete de Tigres”, “Ferretti fracasó”.

No por levantar una Copa serás el mejor, y no por perderla significará que eres malo. Las finales, esta clase de instancias directas a los libros de historia del fútbol, no pueden ser tomadas como el único parámetro para juzgar.

Twitter : @edutorresr