Se deja querer Gignac

Un día ha sido suficiente para que el delantero André-Pierre Gignac se sienta comprometido con Tigres.

Desde su llegada el atacante europeo aceptó portar los colores auriazules, primero con una gorra del equipo y después aceptando fotografiarse con diferentes artículos.

Gignac ha mantenido una relación cercana con los aficionados, pues a pesar de los tumultos en el aeropuerto optó por salir como cualquier persona y tener un contacto cercano con sus nuevos seguidores.

Tras realizar las pruebas físicas y médicas también aceptó posar con aficionados y firmar autógrafos, demostrando su felicidad por llegar a los felinos.

Gignac está correspondiendo el cariño de la afición, ahora hay que esperar que cumpla en la cancha.