Análisis Emelec vs Tigres UANL

Se jugó la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores, el encuentro que inició esta instancia fue el Emelec – Tigres, donde el bombillo impuso sus condiciones y salió con una ventaja para el juego de vuelta.

Tigres salió al campo con una alineación 5-2-3, bastante conservadora y con la primicia de tener el elemento, en el lugar de la cancha que sea necesario para guardar las posiciones y tratar de evitar las veloces transiciones rivales.

Tigres - Football tactics and formations
Nahuel al arco, Estrada LTD y Torres Nilo LTI. Briseño como marcador por derecha, Rivas por izquierda y Ayala al centro. Pizarro como 5 medular, Arévalo y Dueñas como interiores. Arriba trabajaron Sobis y Guerrón.

A un rival lo puedes anular con mínimo tres opciones:

1- Marcaje férreo y 2 a 1 constantísimo: asunto que Tigres tendría muy difícil, dadas las circunstancias físicas de los rivales, la velocidad y fuerza no podrían ser una competencia sin amonestaciones tempranas para los interiores y laterales.

2- Presión alta: aunque Tigres ha hecho esto bien en varias ocasiones, incluso provocando continuos errores rivales en la salida, eliminando las líneas de pase, había que gestionar recursos físicos y tratar de recuperar con la zona de más jugadores (medio campo con 4, si sumamos las incursiones de algún central), y esto traería fatiga que podría traer alguna lesión, y con esto mermar al equipo para la vuelta, o incluso en el partido que estaba en curso.

3- Quitarle el elemento al rival: Las últimas temporadas de Tigres se han distinguido por la gran labor de tener la pelota, la mayor parte de las veces, en posesión efectiva. Hacer un juego donde Pizarro estuviera cerca siempre como opción de pase y Arévalo fuera un conductor de transiciones defensivas – 3/4 fue importante, y era lo menos peligroso. Si evitábamos carreras o pases al espacio durante un lapso largo de tiempo, Tigres podía salir con un marcador no tan malo del campo.

Ferretti optó por la última opción, e intentó llevarla a cabo y, por momentos, lo logró.

Recuperación rápida y voltear a ver quién está mejor posicionado en el campo para recibir. Continuamente sucedía esto, y era lógico. Pero el rival también hacía su juego, y una de las cosas que de Felippe hizo bastante bien fue las asignaciones que le dio a Baguí, lateral izquierdo del equipo ecuatoriano.

Emelec 2 vs Away team - Football tactics and formations

La forma de desorganizar a un equipo bien trabajado es sacar a una pieza de su lugar habitual, esto fue lo que logró Emelec con las continuas aproximaciones del LTI hacia la zona de peligro, haciendo que Arévalo tuviera que salir a la banda para tapar, dado que Estrada ya tenía la marca de Mondaini encima.

Había que hacer permutaciones, Pizarro pasaba al interior derecho, Dueñas al centro y dejábamos a Gaibor/Lastra y Mena contra Torres Nilo, entonces comenzábamos a perder el medio campo. Rivas tenía que seguir de cerca la marca de Herrera, Briseño pegado a lo que hiciera Bolaños guardando siempre la distancia, para no dejar tan descubierto el espacio. Ayala era quien quedaba libre, pero era el comodín para hacer el 2 a 1 entre Rivas y Herrara o Briseño y Ayala, sin la línea de cinco dudo mucho que sólo hayamos perdido por uno, la ventaja rival pudo ser mayor.

Aunque la idea era tener el elemento, no era así no atacar, sino considero que Ferretti hubiera decidido optar por Lugo para tener más tiempo la pelota, pero se decidió por Guerrón para también tener transiciones rápidas, y esto no quiere decir depender de individualidades del 8 para poder avanzar, sino usarlo como autogenerador de fútbol para darle el tiempo para que Pizarro y Arévalo pudieran acercarse y ya sea que Sobis sea rematador u opción de pase corto.

¿El planteamiento del partido fue incorrecto? No, fue preventivo y lo más lógico para jugarle a Emelec. El gol cayó tras una genialidad del extremo, porque no podemos hablar de una defensa brumada o de una noche muy ajetreada para Nahuel, pero entonces ¿por qué cayó el gol y se sentía más peligro? Emelec fue el primero en dejar de lado el fútbol y comenzó a usar lanzadores, buscando poner balones a la espalda de los defensas y que entrara allí Herrera o Bolaños, le funcionó y comenzó a acercarse, comenzó a sacar a la defensa y a desacomodar la línea. Es ahí donde cae el gol, en una jugada de defensa desequilibrada y de una genialidad del rival.

Fue un partido complicado, donde el factor físico era importante gestionarlo. Hay que esperar el juego de vuelta e intentar salir con tres cosas: motivación, tamaños y fútbol.