Las cosas por su propio peso caen

Pocas veces hemos vivido lo sucedido antes, durante y después del duelo de Copa Libertadores ante Juan Aurich.

Desde la decisión del cuerpo técnico de mandar un cuadro alternativo, el encare de partido y las reacciones en dos estadios con un misma sentimiento es algo que no se puede describir.

¿Hizo bien Tigres en llevar suplentes a Chiclayo? NO SE. La historia nos dice que si, pero durante el encuentro la decisión puede ser cuestionada.

¿Cómo podemos interpretar lo sucedido entre Tigres y River? ¡SIMPLE! Los de la U de Nuevo León hicieron su trabajo, aún y con la decisión jugaron a ganar y lo hicieron. Con River la situación era de esperar, como desde hace unas semanas lo han hecho. DEPENDER DE OTROS.

Porque en el futbol cuando no sabes hacer lo que te toca en la cancha lo terminas dependiendo de un externo.

Por momentos se siente raro que alaben tanto a tu equipo y le terminen dando las GRACIAS por algo que en el papel no sonaba descabellado, sin embargo se aceptan con gusto y con orgullo.

A los jugadores el más sincer AGRADECIMIENTO. Porque a pesar de que una afición los señaló como culpables demostraron EN LA CANCHA las ganas y el deseo de triunfar callando bocas incluso a nosotros mismos.

Quedará en la memoria como el día en que Argentina cantó un gol de Tigres como si fuera propio. Quedará en la memoría que una afición entera fue de TIGRES UANL.

¡Vamos Tigres!