Que te puedo reclamar

La noche de ayer vivimos una de las noches más tristes en el futbol regio. Un partido que pintaba para ser una gran fiesta de visita y terminó por ser una pesadilla viviente.

Todo lo malo que te imaginas en un partido sucedió. Goles letales, expulsiones, perdida de concentración, falta de indicaciones, cambios radicales en la alineación, movimientos sin sentido, impotencia, enojo, furia y al final decepción.

Una de las invasiones tigres más grandes en los últimos tiempos terminó por quedar de lado tras el penoso juego de Tigres ante América.

¿Qué América fue superior ? Si

¿Qué Tigres no jugó la final como lo debía hacer? También

¿Afectó el arbitraje de Paul Delgadillo? Tal vez

Lejos de señalar al hombre del silbato hoy los responsables máximos de no cargar la copa de campeón fueron los jugadores y el cuerpo técnico. Los primeros por no saber distinguir entre un partido normal y un partido de final. Algunos son la excepción, pero en general se vio a un equipo dudoso y que pocas veces pudo controlar el balón.

El cuerpo técnico tiene su parte de culpa. Los movimientos que parecían atractivos para el juego de vuelta terminaron por ser dañinos. Se buscó ser precavido y al final terminó siendo una bomba de tiempo que explotó en momento y situación menos indicada.

Si bien es cierto que hay dolor por todo lo sucedido en la cancha del azteca el resumen de cuentas es positivo. Un equipo que a principio de temporada dejaba muchas dudas y muchos señalamientos terminó por dar de más e ilusionando de nueva cuenta a su afición.

De destacar la temporada de Nahuel Guzmán, Egidio Arévalo y Joffre Guerrón. Llegaron como refuerzos y eso fueron . Aporte en sus zonas y sobre todo el coraje que parecía desaperecido en la institución.

Casos como los de Damián Álvarez, Hugo Ayala, Gerardo Jugo, Jesús Dueñas , Jorge Torres Nilo y José Francisco Torres que impulsaron al equipo a un repunte importante hasta llevarlo hasta la final.

La importante labor de relevo en casos extremos como lo fue Hérculez Gomez y José Rivas, quienes salieron al quite cuando se necesitaba.

Sin duda son más las cosas a rescatar, que los detalles a recriminar. Hoy el aficionado tigre esta tranquilo, más no conforme.

Volvemos a los primeros planos internacionales con la Copa Libertadores y la Concacaf Liga de Campeones.

La cereza del pastel no llegó. Quizá porque no era nuestro momento o porque no peleamos en tiempo exacto, pero se recuperó el prestigio de un equipo que parecía volver a meterse al remolino de la monotonía.

¡Gracias Tigres! ¡Gracias por volver a darle un valor a la palabra INCOMPARABLE! ¡Gracias por tu entrega en cada partido! ¡Gracias por ser lo que tu afición quiere que seas! ¡No te conformes! ¡Vamos por más! ¡La cuarta pronto llegará!

Foto | La Afición