Liguilla 2014 – A lo Tigre a Semifinales

Si buscamos darle una identificación a aquel mote de “Perfil Tigre” sin duda lo que vivimos esta noche en el Universitario puede englobarlo. Por como se jugó, se vivió y por como se terminó sin duda que el equipo auriazul demostró que las ganas y esa hambre de avanzar y darle una alegría a su gente.

El partido, que está demás decir que fue intenso y por momento cardiaco dejó en claro que tanto Tigres como Pachuca buscaron siempre atacar. Hoy por hoy fue una de las mejores semfinales de la Liguilla.

El duelo de vuelta comenzó con un cuadro auriazul atacando y proponiendo en el partido. Tuzos más inteligente buscando en la contra hacer daño y lograndolo. Ariel Nahuelpan aprovechó un centro que no llevaba nada y con un remate acrobático mandó guardar la redonda a las redes. Error en la salida de Nahuel Guzmán y mal cobertura de Hugo Ayala.

Parecía que aquel fantasma que nos atormentó en las finales perdidas ante el conjunto de la bella airosa se volvía a posar en la cancha del Universitario, pero vino una jugada por demás circunstancia. De entrada una discusión acalorada entre Tigres y Tuzos, posteriormente un centro pasado que remató de volea Burbano y luego un despeje de Hugo Rodríguez que le quedó a Hugo Ayala para igualar el marcador y pagar las culpas del tanto en la ida y el error en la segunda anotación global hidalguense.

La segunda mitad fue por demás estresante. Cada ataque de Pachuca era mantener el aire y dejarl adentro por un tiempo. Un despeje de la defensiva felina era un mini tanque de oxigeno para soportar el tiempo restante.

Aquella jugada de Juninho, el mano a mano de Nahuel vs Nahuelpan y la jugada que el “Patón” cortó en los botines de Buonanotte fueron un ejempli de las acciones que nos dejaron con el jesús en la boca.

Por su parte Tigres tuvo hasta para anotar dos o más goles. La suerte tampoco estuvo de nuestro lado, pero en este momento no importaba si la fortuna nos sonreía o no. Era momento de aguantar la marea y esperar el silbatazo final.

El final del partido fue como se piensa. En los pies de la gente de Tigres y en cancha rival. Si canchando el partido, pero con inteligencia. Lejos de tu arco.

Estamos en semifinales. Una alegría más para celebrar. Dos partidos más para seguir ilusionados y un sueño que conforme pasan los días crece más y más. Ahora a esperar rival.

¡Vamos Tigres!

Foto | Medio tiempo