Tigres Dientes de Sable

Por : Jesús Blanco Durán

Twitter : @blancoduran

Cobarde: Pusilánime, sin valor ni espíritu para afrontar situaciones peligrosas o arriesgadas. RAE

“Ser de TIGRES no es para cobardes” fue algo que leí hace tiempo en un trapo de la barra en el Estadio Universitario y creo que refleja el sentir del famoso perfil TIGRE de los aficionados que venimos siguiendo al equipo desde los 80s o antes hasta esta nueva afición emanada en los tiempos de la mercadotecnia deportiva se hizo se cargo esa tan criticada por los románticos del fútbol es  pero que es necesaria para que la pelota siga rodando.

No es que seamos una afición muy complicada de complacer simplemente queremos ganarlo todo y aunque la historia nos dice que hemos fallado en muchas ocasiones, seguimos de pie; pues cada que el equipo salta a la cancha renace la ilusión de que los 11 vuelvan a conectar con la tribuna como en los años que el equipo llevaba en el pecho las siglas de la UANL.

Un afición con un gran espíritu para afrontar muchas malas decisiones deportivas que nos llevaron a descender y jugar en la promoción un año; una sequía de títulos de 29 años y que entre nuestros peores males nos han impuesto a un “Comunicador Oficial” con el cual el 95% de nuestra gente no queremos ni tenemos nada que ver con lo que vomita cada que su medio y el mismo club le da en cada oportunidad de salir al aire.

Mientras algunos lo han heredado; la mayoría de los aficionados a este club simplemente tuvimos un flechazo desde la primera vez que estuvimos en las gradas  y sentimos la pasión de aquellas porras al ritmo de las palmas de las manos y el grito de Ti-Gue-Res Ti-Gue-Res nos hicieron saber que estaríamos juntos incluso después de la muerte porque estos colores se llevan hasta la eternidad.

Tenemos de frente el juego más importante de la ciudad, un partido donde nos jugamos la historia sobre nuestro eterno némesis y donde nuevamente olvidamos todos los malos momentos y sin sabores que el equipo nos haya dado en el torneo;  es el Clásico de la ciudad y quedan atrás  las protestas, los reclamos, los Tigres de Negro y todo lo que no nos gusta del manejo de nuestro club, porque en el clásico solamente puedes pensar en una cosa y esa es ganar para demostrar hasta que nos volvamos a enfrentar somos mejores que nuestro rival.

Contra Toluca en la Copa Mx volvió la mística y garra que hacía tiempo no aparecía en San Nicolás de los Garza; y creo que si las expectativas no estaban definidas para muchos aficionados; con lo visto bajo la tormenta podemos estar seguros que el equipo como su afición se va a morir en la cancha para sacar los tres puntos y encaminarnos a una liguilla donde seremos el equipo contra el que nadie querrá eliminarse, pues estaremos convertidos en un letal Tigre Dientes de Sable.

Mientras que en el torneo intermedio nos queda claro que refrendaremos el título conseguido hace unos meses esperando que ahora si logremos el boleto al torneo sudamericano, para que al fin nuestro club trascienda internacionalmente y la directiva cumpla esa promesa que nos hizo cuando tomo el manejo del equipo en 1996.

Foto | Archivo