Tigres UANL : El problema es técnico, no táctico

Tigres atraviesa por una situación futbolística bastante penosa, con un desempeño intermitente y no de momentos, sino de partidos, colocan al conjunto universitario como un rival fácil de jugarle la pelota en su campo, por el poco orden en medio campo de recuperación y corrección. Así también la nula creatividad de juego por dentro, aspecto que merma el funcionamiento colectivo ofensivo en cada zona del campo.

Hablemos del juego de Tigres desde la portería hasta la punta del esquema:

Portería y defensa: Tigres ha recibido 11 goles en ocho partidos jugados, esto nos habla de los constantes errores puntuales que se han presentado con Juninho, Dueñas, Estrada, Ayala, Torres Nilo y Rivas, cosas que son de trabajo individual, asuntos te técnica que tienen que resolverse y ensayarse hasta que el margen de error sea bastante corto, pero en el sistema de cuatro defensores, la poca coordinación que se tiene, los relevos en zonas centrales y laterales han sido las razones por la falta de corte precisa de pelotas filtradas rasas y aéreas, el desentendimiento entre unos compañeros que en campañas anteriores parecían conocerse a la perfección, hoy esa armonía ha desaparecido en el cuadro bajo con prácticamente los mismos elementos. ¿Falta de trabajo, técnica o coordinación?

Y, los números de las dos temporadas anteriores en la misma jornada son: Clausura 2014 ocho goles en ocho partidos, Apertura 2013 jornada ocho (Tigres tenía siete partidos jugados por no disputar la jornada uno frente a América) se tenían siete juegos y once goles en contra. Han parado Enrique Palos, Sergio García y ahora Nahuel Guzmán, el problema no son los arqueros, pese a que los dos primeros mostraron bastantes deficiencias, ahora Nahuel se nota la entrega, las atajadas y buenas salidas que da con balón, y sin embargo los números son prácticamente los mismos… Y los elementos de la defensa son prácticamente los mismos. No es casualidad.

Medio campo: Guido Pizarro y Egidio Arévalo han sido los dos jugadores recurrentes en el mediocentro felino, con 676 minutos de juego el argentino y 720 minutos el uruguayo naturalizado mexicano.
Estos dos elementos no han tenido la temporada que se esperaba, pese a que lo han hecho bien, por el cartel que traen encima y las características individuales que poseen, esperábamos muchísimo más balance.
Bielsa decía “Yo apuesto por lo compensado. Ambos momentos, ataque y defensa, son igual de trascendentes, aunque sea más bello el primero que el segundo” y los jugadores que tenemos en la zona medular, logran poco en la belleza de la generación ofensiva, los enlaces que se crean son pocos, bastante pobre generación de fútbol por dentro. Y en la trascendencia del segundo concepto mencionado por Marcelo, han sido displicentes también, pese a que Arévalo a tenido buenos cortes de pelota y grandes recorridos en diagonal al área para rescatar, podemos decir que a Guido le falta trabajar un poco más ese aspecto, aprovechar la pierna y zancada larga para la recuperación, la altura también juega mucho en el corte de pases aéreos frontales. Las características de los hombres son las adecuadas, pero falta poco más de trabajo para que se pueda maquinar la zona y tener eficientes partidos.

Delantera: menospreciar a un jugador, siempre es poco aceptable, pero las cosas que ha demostrado Marco Ruben han sido inservibles para lo que Tigres pretende. Difícil lograr hilvanar y concretar jugadas cuando tienes un jugador en tu punta de lanza que jamás ha tenido una etapa de auténtico goleador. Existe pundonor de parte del ex Evian, pero esto se gana con concretar jugadas, por más que te esfuerces pero no generes, servirás de poco.
Mientras que su compañero, Emmanuel Villa, es el mismo caso: entrega, garra, pero muy pocos números para defenderlo en la presente campaña, y desde que llegó. Imposible pretender cosas grandes cuando estos dos son tus responsables del gol.
Por fuera, parece ser que estamos cubiertos: Joffre Guerrón se ha adaptado poco a poco al juego mexicano y fútbol felino, y después de perder a Burbano desde el partido frente a Morelia, lo hemos pasado mal. Damián Álvarez no es el campeón sudamericano de hace seis años, tampoco el que llegó en 2010 y fue fundamental en el campeonato de 2011, es un jugador perfectamente de refresco que no puedes depender de él para la generación de juego por fuera.

¿Tigres puede revertir el problema de fútbol lo que resta del torneo? Es complicado, muy difícil, con los elementos con los que se cuenta, no se puede buscar una diferencia en el esquema que sea probable a buenos dividendos. Por ejemplo: teniendo a Guerrón y Burbano/Damián, no puedes jugar con interiores, porque en su carrera no son jugadores que les guste generar por dentro, se sienten cómodos pegados a los costados.

El entrenador debe trabajar a los jugadores para que den todo de sí en la posición donde mejor puedan trabajar y entreguen grandes resultados para el conjunto.
Decía Bielsa “Si la potencialidad de un jugador es 10 y le brinda al esfuerzo conjunto un 7, estoy fracasando yo, porque no obtengo lo máximo de él en mi función de entreador”, y aquí surge una cuestión: ¿los jugadores de Tigres tienen una potencialidad de 10? En mi opinión, dudo bastante que esto sea así, y por respuesta a esto, imposible que brinden un máximo nivel en conjunto si ni siquiera lo brindan individualmente.

Con nueve partidos restantes en la temporada, Tigres debe dar una mínima razón para que digamos: no se necesita fichar. De no ser así, los fichajes adecuados deben llegar para diciembre, hacer un análisis profundo deportivo y de mercado para que el elemento ideal para el equipo ingrese a los registros este invierno y poder tener un proyecto nuevo, fresco, a partir de enero. Con este u otro entrenador, pero algo fresco. ¿Se realizará o seguiremos igual?

Foto | 20 minutos