Tigres UANL : Polos opuestos

El día de hoy Club América oficializó lo que el fin de semana se adelantaba. Raúl Jiménez era nuevo jugador del Atlético de Madrid por nada más y nada menos que 15 millones de dolares. Indudablemente es una de las transferencias más importantes del futbol mexicano al extranjero, sin embargo esto nos hace comparar dicha situación con la de Alan Pulido.

Sería fácil señalar y decir quien esta bien o quien esta mal, sin embargo aquí lo que resalta es la actitud de afrontar las cosas de ambos jugadores. Mientras uno regresó del mundial y se puso a trabajar, sin importar si habría una oferta formal o no el otro decidió levantarse armas y comenzar la búsqueda de un equipo que lo pudiera fichar en el extranjero.

La gran pregunta es ¿Si Alan tenía ofertas del extranjero por él porqué aún no lo vemos ya entrenando con su nuevo equipo?

A diferencia de Pulido hoy Raúl se puede ir tranquilo, contento por lo que hizo en América e incluso orgulloso de que ya fue campeón de la Liga Mx, medallista de oro con México y que el mundo lo vio jugar con el Tricolor ante Brasil. Regresó y siguió marcando goles, demostrando que calidad para sobresalir tiene y que incluso hubo equipos de Europa que se disputaron su carta.

Con Alan el futuro es incierto. Lo dijo Miguel Ángel durante el evento de New Era. La directiva no sabe que quiere Pulido , hacia donde va este caso y si en verdad procederá la demanda que tiene en contra del equipo. De entrada y si desea regresar institucionalmente hablando tendrá un castigo, sin embargo lo que más le afectará es no tener esa continuidad de juego y muy seguramente no lo veremos en lo que resta del torneo en el equipo.

Por malos consejos o una rebeldía innecesaria Alan Pulido se perdió de al menos ganar un mejor sueldo, con una transferencia quizá menor a la de Raúl, pero entrando en la Elite de jugadores que estarían representando al país en el Viejo Continente.

Una pena por el ex delantero felino, ya que sin duda era una de las cartas fuertes del equipo para el Apertura 2014. Incluso me atrevo a decir que era el sustituto inminente de Lucas Lobos como idolo y como jugador en campo. Lástima que el querer ganar más lo llevó a perderse y no tener a día de hoy un futuro seguro.

Foto | La Extra