Tigres UANL : Equipo desafinado

Hoy hablaremos de lo que al parecer está pasando en el equipo, por qué no ha carburado como debiera, por qué en cada partido nos quedamos con la sensación de que se pudo haber hecho más y nos hemos quedado con las ganas de ver que el equipo de el estirón.

Recapitulando, el equipo ha ido forjando un sistema desde la llegada de Ferreti en esta tercera era, al principio se batalló, pero los jugadores poco a poco fueron asimilando la esencia del concepto que intentaba el Tuca, del sello que fue imprimiendo en el equipo, pero claro, había aún algunos jugadores que no eran adecuados para ello, el plantel fue cambiando hasta que el Tuca tuvo el equipo perfectamente afinado y fue así que vino el superliderato, después el campeonato y muy cerca nos quedamos del bicampeonato al perder una ventaja de dos goles en los últimos cinco minutos de aquella semifinal ante Santos.

Vino después la debacle, en el último año y medio Tigres no ha funcionado, se comenzaron a mover piezas de nuevo, los jugadores que ya no funcionaban en el sistema fueron saliendo, jugadores importantes en una buena época si, pero todo por servir se acaba, ahora se tiene una nueva base, Burbano por ejemplo, ha tardado poco más de cuatro meses en adaptarse a la táctica que se emplea en Tigres, pero empieza a funcionar, no todos los jugadores tienen las mismas características claro, ni el mismo carácter, ahora vemos a un Cacha Arévalo que tardó quince minutos en adaptarse al equipo, algo muy destacable.

Guido Pizarro en cambio, es un gran jugador de enorme visión de campo, pero no logra entrar en el sistema del Tuca, ahora llega una gran oportunidad para él que ojalá se concrete y de esta manera el Gringo Torres tenga más opción de jugar en el centro del campo, es un jugador muy polivalente que ha rendido en las diferentes posiciones que Tuca lo ha requerido, pero, o no termina de convencerlo o Tuca sigue esperando que el Conde al fin pese en el equipo.

Lo mismo pasa con Marco Ruben e Iván Estrada, dos grandes jugadores que no se han podido adaptar al sistema aún y en esto me parece que Tuca tiene toda la razón, no se puede andar cambiando el sistema según cada jugador que vaya entrando o saliendo de la alineación, sería un caos, es más fácil que cada pieza se vaya acomodando al molde establecido, pero donde sí le refuto al cuerpo técnico es que al ver las mismas fallas semana tras semana, ¡no entiendo en qué es en lo que se está trabajando!, aquí igual tenemos dos opciones, o los jugadores no entienden en absoluto el sistema o el entrenador no sabe cómo transmitirlo, así de fácil, hay una tercera opción que sería que no se esté trabajando, pero eso lo descartamos, Tigres es un equipo de profesionales, salvo por un jugador que se ha dedicado a ser el farol de las redes sociales en este último mes, pero afortunadamente esa novela no ha afectado al seno del grupo.

Otro punto importante y sobre todo muy preocupante es el nivel que ha mostrado nuestro capitán, Juninho está en un triste bache, se le ve muy lento, desubicado y ha cometido errores incluso infantiles, en mi humilde opinión, Juninho es el jugador más completo y con más clase de todo el equipo, es todo un profesional, pero está en un mal momento futbolístico, es normal en todo jugador tener sus baches, pero ya han sido cuatro partidos de errores a pesar de los grandes goles que nos ha regalado, porque hablamos de que los problemas principales han surgido desde abajo permitiendo goles tontos, desde la salida que se ha complicado y le complica la generación a la media cancha, dando como resultado, que al frente no hemos tenido buenas opciones.

En el partido del sábado pasado Tuca hizo un movimiento muy interesante donde seguramente notó los problemas que hemos tenido en la salida y bajó al Cacha Arévalo a pedir el balón hasta la central mientras Juninho y Ayala se abrían y Torres Nilo y Dueñas (esto fue ya en el segundo tiempo) se adelantaban, Tigres tenía mejor salida, pero de nueva cuenta un error  mermó los intentos cuando se jugaba mejor en pos del empate parcial.

En resumen padecemos de incoherencia, por un lado Tuca dice que el sistema no se modifica, pero sí se ha modificado partido tras partido según las fallas que ha notado; según Tuca ya no respetaría jerarquías y cada jugador se ganaría su lugar en la cancha y esto ha sido una vil mentira, en la cancha tenemos jugadores lejos de su nivel y en la banca tenemos jugadores en óptimas condiciones como Briseño, Rivas, Viniegra y Lugo y por último, lo que considero más grave, es que entre el cuerpo técnico y el plantel no hay una correcta comunicación porque es claro que o el plantel no entiende o el cuerpo técnico no sabe darse a entender y es esto lo que hace falta para que volvamos a tener un equipo afinado, un equipo campeonable, tenemos un sistema que identifica al equipo pero no se sigue por nota, tenemos excelentes jugadores, no todos en buen ritmo, pero necesitamos una competencia real y deportiva dentro del plantel y en sí, una comunión completa entre cuerpo técnico y jugadores, porque no es suficiente el buen ambiente en el vestidor, nos bastan las risas y las bromas, se ocupa que cada una de las partes trabajen al parejo en busca del máximo objetivo.

Foto | Mediotiempo