Tigres UANL: Lo normal es perder

Para hacer cosas buenas debes tener cimientos que soporten el peso de las presiones de la afición, de la historia y las presiones puntuales dentro del campo. Tigres tiene esos cimientos necesarios, pero el edificio entero se tambalea al momento en que se inicia a trabajar en conjunto cada piso de él. Es complicado decir qué es lo que estuvo mal frente a América, porque por lapsos el equipo se vio de buena manera, pero en esas cosas precisas, cosas fugaces, fuimos inferiores.

Una alineación recurrente, con elementos que están haciendo las cosas a un nivel medio, todos parecen estar lejos de su máximo nivel, a excepción de dos o tres elementos que desentonan en la lentitud colectiva. Pareciera que a Tigres le falta una correcta forma donde hilvanarían las características individuales. Egidio Arévalo está siendo el modelo a seguir de jugador felino que se necesita para que las cosas salgan bien. Difícilmente las situaciones de los jugadores están lejos de una garra charrúa.

Situaciones como las de Marco que pelea todas en las dos áreas, de Nahuel que pese a los goles juega bien, situación de Burbano que está siendo importante en las ofensas, contrastan con los errores de Juninho, de Estrada que han costado goles tanto en liga como en la Súper Copa frente a Morelia hace apenas un mes. ¿Realmente todos están en el mismo canal?

Conjunción futbolística, esa es la necesidad más grande. No podemos depender de los balones parados canjeados por gol de Juninho o por los rebotes de Burbano.

Lo normal en el fútbol y en la vida es perder, y cuando se hace algo realmente especial, algo importante, se gana y se celebra porque lo hecho, lo trabajado, lo especial, funcionó en un momento puntual del partido. A Tigres le falta ser especial, tener una característica más allá de los recortes de Damián. Hay una idea de juego: 4-4-2 yendo por fuera, pero no existe algo que nos distinga de los demás.

Ya con el torneo andando, ¿se podrá conseguir esto? Los cinco puntos de 12 ¿podrán alcanzarnos al final para clasificar? Son muchas preguntas en apenas cuatro jornadas y una derrota. ¿Cuándo y cómo se contestarán?