Tigres UANL: Canteranos sin opciones de juego

Tigres está formando una plantilla donde aprovecha el proceso de Naturalización para que, jugadores nacidos fuera de México, ya sea por tiempo en nuestro país o jugadores con padres mexicanos, no usen plaza de extranjero y puedan abrir estos lugares a elementos que soy difíciles de hallar en el fútbol nacional por dos razones: no hay o son demasiado caros. Tienen un precio por lo que cuestan, no por lo que valen.

Elementos como: Nahuel Guzmán, Juninho (n), Arévalo (n), Marco Ruben, Burbano, Damián Álvarez (n), Hérculez Gómez (nacido en EU), José Torres (nacido en EU), Pizarro, Emmanuel Villa (n) y Joffre Guerrón son jugadores que llegan al club y tratan de ganar un lugar en el cuadro titular, ¿o vienen con un lugar seguro en el 11 inicial?

La constante guerra patriótica mexicana sobre los apestados naturalizados, como Peláez que pide que sea regla decretada que un delantero mexicano sea titular forzosamente en todos los partidos de la liga mexicana, pero lamentablemente para esa gente, el fútbol cambió lo suficiente como para que esas opiniones frente a cualquier persona pensante, queden obsoletas y lleguen a ser absurdas.

La ternura que nos da ver cómo aplastan a un joven de cantera un elemento extranjero o naturalizado, nos hace saber que verdaderamente somos un equipo que quiere que de tino a tano sean jugadores que sientan la camiseta, que todos sean Tomás Boy, Rivas o cualquiera de esos que se hicieron ídolos, pero una cosa se debe comprender: no se puede. ¿Por qué no? El fútbol actual, el fútbol del 2014 que se practica en todo el mundo, no permite poner el corazón antes que lo profesional.

Guerrón tapa a Genaro Castillo, Hérculez Gómez merma cualquier actividad en el primer equipo de Uvaldo Luna, Pizarro vino para tapar la proyección de Espericueta. Esas cosas las he oído muchas veces, y no pienso en otra cosa que no sea que se está haciendo un mal análisis de la situación actual. El equipo no está para empezar a darle la confianza a jóvenes jugadores que no han tenido actividad en primera división, y aquí surge un argumento más: ¡Es que Ferretti no les da la oportunidad! Y sí, tienen razón, no les da la oportunidad, pero ¿por qué no se las otorga?

Primer aspecto: el torneo de Tigres que dirigió Ferretti en su tercera etapa, comenzó a afianzar a Israel Jiménez en el cuadro titular y lo llevó al máximo nivel que tuvo este jugador hasta el 2011 y luego se unió al declive de todos. Para el segundo y tercer torneo de Ricardo al mando, Tigres estaba en un punto tan algo que era imposible mover fichas para acomodar a un elemento de cantera, pero sin embargo Palos, Pulido, Acosta y Jesús Dueñas comenzaron a tener poco a poco minutos. Enrique fue titular varios torneos, logró mantener una buena racha en cero su portería, Jesús fue titular en la zona de contención y en la lateral derecha, Acosta era un elemento que era recurrente al minuto 60 de cada partido, y ¿qué podemos decir de Alan Pulido? Goleador, mundialista, buscado en Europa.

Segundo aspecto: ¿los jugadores realmente merecen la oportunidad? Si se busca llegar al primer equipo, debes saber que enfrente tienes a Damián Álvarez, Juninho, Hugo Ayala y demás jugadores probados en primera división. Debe haber competencia, demostrar que se puede llegar, demostrarle al primer equipo y a sí mismo que es posible darle la razón al pópulo y prensa y llegar al primer equipo, pero primero hay que llenar el ojo de Ferretti.

Tercer aspecto: ¡Tienen que ir por todos los torneos que se jueguen! ¡Pero deben ganarlo! ¡Y usar jóvenes para la identidad del equipo! Bueno, si queremos ir por todo, debemos jugar con todo, si queremos usar jóvenes, debemos entender que la experiencia y calidad en algún momento los va a traicionar, y por ende habrá críticas de la afición, de la prensa y le podría causar daño al jugador mismo en caso de que haya un mal psicólogo deportivo dentro del equipo. Por ejemplo: los jóvenes son los más apegados a las redes sociales y saben la exigencia incomparable que existe para todos los que conforman Tigres, y pasa lo siguiente: hay una presión en sí mismos por dar el mejor pase, el mejor remate que muchas veces llega a ser mucha carga, y eso provoca los estruendosos gritos de Ferretti que, como en el caso hablado de Espericueta, terminan llorando porque entienden que no es igual jugar el torneo sub-20 a jugar algo bastante profesional otra experiencia y cuerpos de hombres, no de jóvenes de 17-19 años.

Una pregunta constante entre los aficionados es: ¿por qué equipos como Pumas, Atlas, Chivas o Pachuca siempre sacan jóvenes buenos? Bueno, pues porque el modelo de negocio de esos equipos, sobre todo Atlas, consta en generar “mercancías” para que les dejen ganancias importantes, mucho más grande de lo que se invirtió. Y las necesidades de Tigres son otras, porque el ingreso total no depende de la venta de jugadores, y de hecho creo que sale muy poco de ahí porque se vende poco. Si Tigres tuviera una real necesidad económica, echaría mano de cantera para reforzarse y se trabajaría más para vender un producto de buenos números y de buen rendimiento.

Como mencionaba antes, las características de los torneos mexicanos no dan para debutar jóvenes conscientemente a diestra y siniestra.

Es muy fácil poner jugadores jóvenes y acrecentar la lista de debutantes, lo que hay que hacer es poner jugadores jóvenes y que no fracasen, porque poner jugadores jóvenes para demostrar que no sirven, esa no es la función” Marcelo Bielsa dijo esto durante su estancia en el Bilbao, donde era cuestionado por la poca fructificación de elementos, y terminó descubriendo a Ander Herrera.

Después de todo el desglose hecho, intento dejar claro mi visión del porqué se cuenta con once jugadores no nacidos en México registrados en el primer plantel. Las necesidades, por no decir extrema presión de la afición a la directiva, que tiene Tigres para este torneo, son bastante complicadas como para darle oportunidad a esta clase de elementos. Hay que abrir la puerta a jugadores de experiencia comprobada en otros torneos, y si bien se contrató mal con ciertos jugadores que acaban de llegar, no queda más que esperar una revancha de ellos mismos con el fútbol y que esto termine agradando y agrandando a todos.