Tigres UANL : Hay maneras

La llegada de Nahuel Guzmán al arco de Tigres UANL trajo consigo una polémica. Cuatro porteros, tres vacantes, un sobrante.

La duda comenzó a crecer con el paso de las horas sobre la salida del portero que no sería tomado en cuenta para el siguiente torneo y tras la llegada el sábado del arquero argentino las preguntas seguían en el aire.

La conclusión salió a la luz ayer cuando supimos que Enrique Palos, quien terminaba contrato con Tigres recientemente saldría del equipo, contando con una limitada opción de equipos para fichar.

Palos, de sobresaliente torneo en el Apertura 2011 aportó su granito de arena para la obtención del título en aquella campaña, sin embargo con el pasar de los torneos sus equivocaciones se agudizaron y el apoyo de la tribuna fue decreciendo, siendo señalado en más de una ocasión por la afición felina como uno de los culpables de la debacle felina.

Hoy, con el torneo Apertura 2014 a la vuelta de la esquina y con tiempo limitado para buscar equipo Enrique Palos es presa de una situación que a nadie se le desea. El tener que parar de jugar profesionalmente.

Hay rumores que manejan que el club no lo acomodó en el Draft pasado por simple capricho, sin embargo llama la atención que tampoco refrendó su intención de quedarse con el guardamenta.

Durante la pretemporada fue usado en varias ocasiones, sin embargo sin el protagonismo que antes tenía. Hoy no es considerado por el club y la MLS podría ser su opción más fuerte, sin embargo tampoco tiene garantía de conseguir un club que lo pueda fichar.

Lo que más llama la atención sin duda alguna es la manera en cómo se manejó el caso. Se le consideró en la pretemporada y cuando parecía todo finiquitado el club decide traer a alguien en su lugar (Que no sabemos si es bueno o malo) desechándolo y arrojándolo a la calle como cualquier obrero.

No es la primera vez que esto sucede en el conjunto de San Nicolás de los Garza. Hay muchos ejemplos de jugadores que son despreciados y alejados del futbol profesional solo por la decidía del equipo, la cual no ofrece a sus jugadores las facilidades para que se puedan acomodar en otro equipo.

En este caso no buscamos solo defender a Palos por el simple hecho de hacerlo. Enrique como cualquier jugador es una persona que requiere trabajo la empresa (Tigres) debe hacerse cargo de su situación. Por encima del profesional está la persona y en ese caso el club está dejando mucho que desear.

¡Ánimo Enrique! Ojalá que esta situación sea momentánea y que tu caso tenga un buen final. La afición felina agradece tu entrega al equipo en tu estancia en la institución.

Foto | Tiempo Extra