Tigres UANL : Renovación felina ¿Para mejorar o para experimentar?

Por : Dante Rodríguez

El pasado mes de junio, inclusive días antes cuando se comunicó de manera oficial la salida de Carlos Salcido, la institución felina comenzó con la renovación de un plantel que se empezaba a hacer viejo, pero que sobre todo, que venía de hacer un muy mal torneo.

Carlos Salcido, Lucas Lobos y Danilo Verón han sido los apuntados por el cuerpo técnico para que abandonen el barco universitario. De los últimos seis años, estos jugadores han sido referentes del equipo de Tigres pero no se puede negar la baja productividad que han tenido en el último año futbolístico. Los motivos por los cuales salen de la plantilla pueden ser muchos pero no podemos ocultar su bajo rendimiento si tomamos en cuenta que son o que fueron tres de los mejores futbolistas del cuadro felino.

La directiva ha apoyado la decisión del cuerpo técnico y muchos hubiéramos esperado que en el Draft realizado a principios de junio fuera la oportunidad de esta directiva de contratar a una o dos figuras que vinieran a ser los que se encarguen de devolverle ese buen fútbol y esa creatividad y profundidad en la última zona a la escuadra universitaria. Si bien es cierto, la llegada de Egidio Arévalo cubre la salida de Carlos Salcido, a Tigres debe preocuparle quiénes serán sus generadores de fútbol.

La directiva, encabezada por Alejandro Rodríguez y Miguel Ángel Garza, ha apostado por cubrir las plazas de extranjero restantes con jugadores provenientes del fútbol extranjero. En los últimos años, cuando la directiva decide salir y buscar futbolistas, suele equivocarse. Jugadores como Luis García, Edno Cunha y Emanuel Herrera son el ejemplo de las equivocaciones realizadas en el pasado. La estadística no miente, Juninho es el único futbolista proveniente de fuera de México que ha dado dividendos para Tigres; Guido Pizarro sigue sin mostrar su mejor versión y sin ser un referente.

Tigres ha apostado por traer jugadores sin mucho renombre para que sean los que se encarguen del fútbol ofensivo de esta escuadra. Marco Rubén Rodríguez llega en calidad de préstamo a la institución y da la sensación que no es en compra definitiva porque no se conocen bien los alcances que puede brindar este futbolista nacido en Argentina.

Tigres se encuentra en una etapa crítica debido a que se ha ido su máxima figura y la directiva parece estar experimentando con traer futbolistas prestados y esperar a que funcionen. La institución necesita refuerzos de renombre y calidad porque la afición presionará y evidenciará a aquellos que no cumplan con las expectativas de un club que en los últimos años ha pretendido ser protagonista en las liguillas.

El margen de error para Ricardo Ferretti se ha reducido después de dos temporadas para el olvido. En el Apertura 2013, el equipo auriazul califica como noveno de la general, y si bien es cierto, realiza una estupenda eliminatoria contra el Club América en donde el equipo mostró variantes, no se puede olvidar que en el torneo regular Tigres mostró un fútbol muy regular. Recientemente, el Clausura 2014, Tigres padeció de buen fútbol, de regularidad y de talento para ser un candidato a estar entre los mejores ocho. Con la inversión que realiza esta institución es inaceptable que no se encuentre entre los primeros cinco del fútbol mexicano.

El tiempo será quien, a final de cuentas, muestre si la directiva ha acertado o ha vuelto a errar con sus contrataciones provenientes del extranjero. Lo que es una realidad es que Tigres no se puede permitir un torneo más pretendiendo ser candidato al título pero desarrollando un fútbol que lo ubique en el último tercio de la tabla general.

Foto | Tigres Oficial