Tigres UANL: La eterna y predecible ofensiva del Tuca Ferreti

Las cosas por su nombre: el tema es táctico y está en la cancha; pero también iniciado fuera de ella.

Tigres nos esta mostrando claroscuros e intermitencia inauditos para la calidad que TODOS creemos tiene este plantel. Mientras en la CopaMX (aunque todos la quieran minimizar), el equipo mostró lo que se esperaba de ellos, mientras que en la Liga no encuentran el “punch” necesario y las razones saltan a la vista.

La perspectiva que da el tiempo ayuda mucho y vemos cosas muy puntuales para analizar. Empezando con lo predecible que es el ataque felino cuando tocan y tocan y tocan sin trascendencia, sin nadie que pise el acelerador a fondo, desequilibre y genere algo diferente. Una defensa mediana, solo tiene que esperar, no descolocarse y aguantar. Así de fácil, la desesperación posterior siempre provoca una desatención y ¡pum! empate.

De esto es responsable el Tuca. Siempre pasa: mucho dominio, poca efectividad al frente. Si a eso le sumas que Danilinho está lejos de su nivel, Lobos igual, Damián un tanto, y Burbano sin continuidad, Herrera sin adaptarse y solo Pulido en gran momento, el resultado es claro. Para eso está el DT, para buscar soluciones y desgraciadamente hacia afuera, no se ve que las esté buscando con mucha vehemencia.

Y si nos vamos al inicio de la temporada veremos diferentes cosas que estamos seguros, han repercutido: el caso Villa. Seguro que eso golpeó ciertos ánimos del grupo. Son cosas que uno no sabe que tanto impactan en la armonía de los grupos. ¿Qué me dicen de Salcido y su supuesta oferta de Chivas? El jugador se quería ir y se quedó. Una, porque el club no lo quería soltar, y porque las Chivas le calentaron la cabeza, pero nunca hubo una oferta real. Esa desestabilización en una pieza de la jerarquía y experiencia de Salcido ha tenido sus efectos en el grupo sin ninguna duda.

Hay que buscar soluciones. Hay que renovarse, no se trata de correr gente y hacer una cacería de brujas. Se trata de responsabilidades y aquí es donde la directiva tiene que intervenir y al menos cuestionar: el Tuca no es dueño de la verdad, no es un técnico de “ideas modernas” y tiene fama de poco adaptable. El Inge, Miguel Angel Garza y Antonio Sancho no deben decirle a todo que si, deben ponerle opciones y decidir en conjunto: hay que eliminar las famosas jerarquías, poner a quienes estén en mejor momento y ejercer un liderazgo de convencimiento del proyecto que está en marcha.

Hay que conformar un equipo de gente que esté comprometida y que entiendan su rol: titular, de rotación, suplente, juvenil. Y ahí tenemos casos como los de Lugo, Pacheco que ya es notorio su descontento por su baja participación (especialmente cuando jugadores como Danilinho no salen de la alineación por más que no le sale nada) y el caso de Palos que perdió su lugar deportivamente, pero que con la llegada de Matute fue como una confirmación de que su posición era la que flaqueaba en el equipo: pegando al ánimo de los jugadores de básicas que ven como uno de los canteranos que se consolidaron perdió su posición a la primera.

Hay que romper esquemas y el Tuca no es de esos. Su trabajo se nota y sus equipos no caerán tanto, pero también les cuesta estar en el top mucho tiempo. Esto se ha visto antes, y lo estamos viendo ahora. Es momento de que la directiva sea más enfática con Ferreti, y en esta recta final hacer cosas diferentes para encontrar resultados diferentes.

¿Qué opinas? Esperamos sus comentarios.