Tigres UANL: Penosa derrota frente a Querétaro en casa

Tigres estaba teniendo una recuperación muy buena en el torneo de liga, desde la última posición de la tabla lograron escalar posiciones para llegar a la décimo segunda posición con un puntaje muy superior a lo que teníamos pensado para el equipo por la pésima situación futbolística por la cual ha pasado durante los últimos partidos, e incluso durante una buena parte de la temporada pasada, donde logramos calificar como octavos gracias a una combinación de resultados.

El partido disputado entre Tigres y el Club Querétaro era, para muchos, el encuentro más fácil de pronosticar de la jornada, muchas personas veían un claro triunfo felino sobre los Gallos, las apuestas favorecían a Tigres y los cinco partidos consecutivos perdidos comparados con los últimos partidos del tipo “espejismo” de Tigres, daban todo para que el club dirigido por Ricardo Ferretti se alzara con un triunfo en esta jornada del campeonato de Liga Mexicano, pero no fue así.

Durante los primeros minutos del partido, ningún equipo comenzaba a proponer, parecía que Querétaro desde los primeros instantes iba a jugar con nueve elementos tras la pelota, buscando un milagro que les hiciera abrir el marcador primero. Desafortunadamente para nosotros, ese milagro llegó cuando, por la banda de la derecha, ponen un balón a las espaldas del defensor, Hugo Ayala no alcanza a corregir el error, el jugador queretano tira, García desvía, y por el otro costado llega el volante Gallo Willian ante un balón que Salcido no puede cortar y así nació el primer gol de la noche.

Para el segundo y último gol de la noche, Querétaro atacaba por banda izquierda, nuestra derecha, tocan un balón para Bermúdez y Pizarro le pierde la pista a la ex perla atlantista, el “hobbit” se adelanta, hace un control de esos que nunca o pocas veces y saca un tiro con la suficiente potencia, con la suficiente colocación y dirección para que “Matute” se quede con pocas opciones de evitar que entre ese balón a la portería pese a la buena colocación que mantenía en el marco felino. Y así fue como se escribió la historia de ir perdiendo antes de la primera media hora del juego.

El parado táctico de Tigres, al principio del partido fue: García en la portería, Ayala y Anselmo como marcadores centrales, por la lateral de la izquierda Jorge Torres Nilo y en la misma posición, pero en zona derecha estaba Carlos Salcido. Como escudos y distribuidores Ferretti colocó a Torres y Pizarro, volando por las bandas iniciaron Damián Álvarez por su habitual perfil izquierdo y Danilo Verón Barrios jugó por el costado derecho. Alan Pulido era el elemento más adelantado de Tigres, y justo detrás del oriundo de Ciudad Victoria, estaba el capitán Lucas Lobos.

Cinco minutos después del segundo gol de Querétaro, Ricardo Ferretti metió a Dueñas por Torres y Tigres terminó jugando el primer tiempo con: García en la portería, Dueñas como LTD, Junior y Hugo como DFC, Jorge Torres como LTI, Salcido como un mediocentro de recuperación, Pizarro un contención de distribución. Danilo Verón y Damián Álvarez por los costados donde iniciaron el partido, Lucas Lobos atrás del delantero que era Alan Pulido.

La necesidad de Ferretti por poblar medio campo para evitar que Querétaro llegase con buen ritmo a zona peligrosa funcionó, el club dirigido por Ambríz hizo lo más inteligente que se puede realizar en caso de ser un equipo inferior que gana de visita a un equipo muy potente ofensivamente: poner nueve hombres a defender. Comenzó un juego defensivo y se olvidó prácticamente de que la ventaja se podía incrementar, aunque poco le importaba. Los Gallos ya tenían  una ventaja de dos goles y nada que perder, había que defender el resultado con uñas y dientes.

Para la segunda mitad, el parado táctico continuó siendo igual al mostrado durante los primeros 45´minutos, pero sí hubo un cambio hombre por hombre: salió Damián Álvarez y Hernán Burbano pasó a posicionarse como volante en la zona izquierda del campo, esa avenida favorita de Ferretti para atacar, para generar, centrar y lograr. Recordar que, por esa misma banda, y también con un revulsivo, se logró hacer el gol de los tres puntos frente a Puebla en la jornada pasada, ¿sería frente a Querétaro la misma situación? Al menos fue buen intento.

El fútbol ofensivo de Tigres sin duda tuvo mucha más presencia que en cualquier otro partido de la presente temporada del club felino, fue tan bueno que incluso Lucas Lobos, pese al mal paso que registra en este torneo, se le vio bien y durante cortos minutos del partido, porque la situación aquí se trataba de tratar de hacer el primero, desconcentrar y empezar a buscar el segundo, hasta llegar al tercero. Sea quien sea, sea de la forma que sea, y de verdad que con los cambios de ritmo de Burbano, la posesión en medio campo y los constantes pases laterales para, posterior a esto, fabricar un fútbol vertical, nos dieron mucho para alcanzar igualar el marcador, pero ¿qué tanto se puede hacer cuando tienes a nueve defendiendo atrás?

Emmanuel Herrera ingresó al minuto 56´por Danilo Verón, y  Lucas Lobos pasó a ser el volante por derecha, es una posición que no desconoce, e incluso es aquí donde se le han visto sus mejores actuaciones en estas últimas dos temporadas, por la calidad de drible que le puede salir en cualquier momento, la calidad de centros que se mostró cuando sirvió perfecto para Herrera, este remató y Edgar Hernández se quedó bien con el balón. La idea de Tigres era atacar, ofender al rival, proponer. Se ejecutó bien, pero el objetivo jamás llegó: el gol.

Una amarga noche se vivió en el Volcán, donde ni los problemas económicos y administrativos del club, o Burbano en su mejor partido con Tigres, Pulido en su extraordinaria temporada que está dando, ni siquiera un coloso nicolaíta con 43 mil almas cantando, pudo contra un Querétaro que esperó, anotó, esperó, anotó y se cansó de esperar. Tigres termina una racha importante de minutos sin recibir gol, la confianza vuelve a caer, igual que las posibilidades de calificar a liguilla, restan cinco partidos, ¿esto seguirá igual?

FOTO | mediotiempo.com