Tigres UANL: Sorpresa en el “Volcán”

Parecía que sería una mala noche llena de desesperación, abrumada por la poca inteligencia colectiva que mostraba Tigres a lo largo de los partidos de Liga del presente torneo. La peor ofensiva del torneo contra la mejor ofensiva y defensiva del torneo, todo estaba puesto para que Cruz Azul sumara el noveno partido consecutivo con triunfo a favor, pero el juego propuesto por Tigres desde el inicio, la presión y la metamorfosis mostrada de los partidos anteriores de Liga a lo visto la noche del sábado, fue muy notoria futbolísticamente y en el marcador.

Jesús Dueñas estuvo ausente en este partido debido a que el viernes su madre fue intervenida quirúrgicamente, según informan periodistas de la localidad, este asunto personal lo tuvo alejado y desconcentrado del equipo al menos por este partido, ya veremos los próximos juegos si está listo para jugar o no, para suplir este lugar vacante. Carlos Salcido fue colocado como lateral por derecha, y desarrolló bien esta posición, con buen avance ofensivo, con buen recorrido, regaló pocos metros y tuvo un buen dos a uno en la marca con el defensor central en turno.

El equipo de Ricardo Ferretti alineó así:

 tigresuanl

Sergio García volvió a aparecer como guardameta titular, como defensas centrales estaban los marcadores habituales: Hugo Ayala y Anselmo Junior “Juninho”, Jorge Torres Nilo fue el lateral por izquierda nominal como en la mayoría de los partidos de Tigres en los últimos tres años y medio.  Y, como mencionaba, Carlos Salcido era el marcador por derecha. En conjunto, en el aparato defensivo, la primera línea, fue muy bien acomodada, muy bien preparada y muy atinada en sus salidas, recuperaciones y recorridos de avance y retroceso.

La zona de medio campo tenía cuatro elementos, dos contenciones y dos volantes. En la zona de contención, José Franscisco Torres y Guido Pizarro ocuparon la zona de recuperación y cambio de velocidad del equipo, y lo hicieron de forma aceptable. Mientras que Danilo y Burbano jugaron por fuera de buena forma, jugaron con mucho acierto, e incluso también al ingreso de Damián Álvarez por Burbano, siguió viéndose de buena forma el equipo.

Lucas Lobos sigue sin marcar diferencia como en temporadas anteriores, continua con un nivel bajo, pero fue lo suficiente para ser un buen puente en el servicio de balones a Alan Pulido, y el joven jugar mexicano, como ya es costumbre, tuvo una actividad muy buena, sobresaliente y bastante aceptable, de calidad mundialista, se podría decir.

La jugada que tiene bien pensada siempre es: recibir el balón, tocarlo, abrir espacio, correr y buscar volver a recibir o dejar que un jugador que vaya por fuera se haga con la posesión del balón.

En cuanto a los goles, el primero de penal con un cobro magistral de Juninho, el segundo un remate excelente de cabeza por parte de Alan Pulido, para poder llevar a cabo una participación totalmente buena y efectiva en el partido, y Salcido es el que le pone un gran centro para también tener una gran participación.

Para terminar de forma redonda la noche, Pulido recibe un balón después de un tiro libre cobrado desde medio campo, se bota hasta la esquina para recibir, hace una jugada de fantasía sobre el defensor capitalino, sirve atrás, Damián espera, toca a Torres y el “gringo” firma el gol para la goleada de Tigres.

La sorpresiva victoria de nuestro equipo nos deja un dulce sabor de boca, el hecho de haberse levantado de gran forma futbolística es de admirarse y analizarse, la buena actuación de cada zona del campo desarrolló un gran triunfo colectivo, digno de admirarse y platicarse, pero a partir del lunes, en liga el objetivo es Puebla. Hay que sacudirse la cabeza y entender que aún no tenemos nada, pero si queremos conseguir algo, se comenzó a tomar un buen camino.

FOTO | mediotiempo.com