Tigres UANL: No hay luz al final de este tunel

En mi anterior post les comentaba que no se podía decir que el juego de copa a media semana, frente al Atlético San Luis, fuera un parámetro real para el mal paso que lleva Tigres en la liga.

Dicho y hecho, el ASL no fue ni será referencia para que podamos decir que Tigres mejoró o no. Se vieron cosas buenas, eso no se puede negar, pero el rival dio todas las facilidades posibles para que la goleada se consumara.

La realidad nos golpeó fuerte y directo a la frente, la presente campaña se está convirtiendo en un fracaso anticipado, como lo fue la anterior y la anterior a esa.

El sábado vimos al verdadero Tigres, ese que de unas campañas atrás se vuelve inoperante en el campo cuando las cosas no están a su favor. Jugadores de “experiencia” cometiendo errores infantiles como Burbano y Juninho ante Morelia, y este fin de semana el de Rivas por enésima ocasión haciéndose expulsar de una manera tonta y que al final termina por afectar el buen juego que estaba haciendo Tigres hasta ese momento.

Las cosas no van bien y no se ve para cuando se pueda salir de esta “mala racha” como la llaman algunos, el sistema ya no da para más y los mismos jugadores no hacen nada para tratar de hacerlo funcionar.

Como la manta que apareció hace algunos años en la tribuna del Uni que decía: “Se solicitan 11 Sanchos”, la frase que hoy se adecúa más a este plantel es “Se necesitan 11 Dueñas”.

Hoy por hoy, Dueñas es de los pocos jugadores en Tigres que se parten la cara los 90 minutos. Yo lo considero el mejor “no lateral” de México, por encima de muchos otros que juegan en su posición natural. Dueñas es lo más cercano en muchos años a lo que comúnmente llamamos “perfil Tigre”, algo que en esta institución se extinguió hace muchos años.

¿Podemos sacar algo positivo del partido del sábado? Lo positivo, -si es que se le puede llamar así- es que Tigres anotó por primera vez en el torneo, después de 281 minutos de irse blanco en el torneo. Lo bueno es que Damián está regresando a un nivel aceptable, lo bueno es que se jugaron 45 minutos de buen fútbol, y párenle de contar.

¿Y lo malo? Lo malo es que ya son cuatro jornadas sin conocer la victoria, lo malo es que Tigres vuelve a ser el “levanta muertos” del torneo, lo malo es que el equipo se ve desmoronado, lo malo es que un equipo como Pumas te haga sufrir en tu casa, lo malo es que ante las adversidades el técnico y algunos jugadores no metan ni las manos… lo malo es que esta temporada ya se ve perdida, y lo peor es que el clásico lo vamos a enfrentar como el peor equipo del torneo, el sotanero.

No es momento de callar ni de hacerse chiquito, se puede mejorar porque se tiene con qué y punto. Si este equipo no levanta es porque hay algo mal dentro de la institución, y si el Ingeniero Rodríguez y compañía no se da cuenta de eso es porque no quieren ver.

Foto | Cancha.com