Tigres UANL: El turno de la afición

¿Cómo amaneció Monterrey?, ¿hace frío?, ¿ansioso por el fútbol, por ver a Tigres?; esta semana ha sido una semana de cambios dentro de la institución, recapitulemos.

En primer lugar hubo un cambio en la directiva, el tridente de cerebros que comanda el Ing. Alejandro Rodríguez flanqueado por Miguel Ángel Garza y Antonio Sancho cambió esta semana, tomó las riendas, sentó a los líderes del equipo y tuvieron una charla donde lograron que los jugadores se comprometieran a sacar al equipo de su actual situación, fue un cambio muy bueno, todos necesitamos un estirón de orejas de vez en cuando, que nos pongan un espejo enfrente al momento de criticar y además, sentir el apoyo de la dirigencia del club es fundamental.

Tuca cambió, contra todos los pronósticos y contra sus propias convicciones, Tuca eligió, en el partido de Copa de media semana, a los jugadores que consideró, se encuentran en mejor momento futbolístico, olvidando las jerarquías que tanto ha querido respetar, Tuca optó por una visión diferente y resultó en un fútbol brillante y que nos regaló muchos goles, sin importar el rival, Tigres se mostró alegre, los jugadores se divertían sobre el terreno de juego, hubo una comunión entre las líneas que delimitan el campo y ese cambio es fundamental.

Los jugadores cambiaron, se mostró una diferente actitud, ganas de salir del bache, aceptaron ser los principales causantes del mal momento y tomaron esa responsabilidad, salieron a jugar, pero a jugar como ellos saben. Vimos a unos Hugo Ayala y José Rivas impasables al fondo y peligrosos al frente, a un par de incansables Jesús Dueñas y Jorge Torres Nilo, a un Carlos Salcido mejorando, a un Gringo Torres impetuoso, vimos a un Édgar Pacheco en gran forma y acercándose a lo que tanto esperamos de él, vimos a un renovado Damián Álvarez que contagia con su picardía, a un Lucas Lobos que sin ser aún el genio de antes, sí mostró el anhelo de volver a ser el referente del equipo, vimos a un flamante seleccionado tricolor al frente implacable, Alan Pulido es una realidad palpable y vimos también a Gerardo Lugo, a Danilo siendo los relevos importantes para el equipo.

Nos toca el turno a nosotros afición, es verdad que nunca dejamos de apoyar, de estar ahí, pero nos toca también cambiar, ya cambió la directiva, el cuerpo técnico, cambiaron los jugadores y todo ello demostrándonos que nos escuchan, que tienen la actitud de mejorar en pos de la institución, hagámosles saber que entendimos el mensaje, que eso es lo que queremos, un gesto que demuestre que estamos con ellos.

¿Pero cómo?, un muy buen amigo, uno de los Tigres más Tigres que conozco me preguntó ayer -¿y si promovemos meter 45 mil bufandas al Volcán?, ¡imagínate cómo se vería!, nadie ha hecho eso en ningún estadio- Y ¿porqué no?, si alguien puede hacer eso es la incomparable afición de los Tigres de la UANL, ¡hagámoslo!, lleven su bufanda de Tigres hoy al estadio, mostrémosle al mundo el honor que sentimos de ser Tigres, si no tienen bufanda de Tigres, en los alrededores del estadio se venden casi en cualquier puesto, en alrededor de $150°° o bien puede ser una bufanda amarilla o azul que tengas en casa, hagamos una fiesta de color entre los áureos y celestiales tonos, hagamos que a nuestros jugadores, nuestro cuerpo técnico y nuestra directiva se les erice la piel, les hierva la sangre, se les haga un nudo en la garganta por ver el espectáculo que les podemos regalar, pero sobre todo, mostrémosle al mundo que ¡ESTO ES TIGRES Y AQUÍ NO SE RINDE NADIE!