Tigres UANL: El ocaso de una era

Termina el partido y volvemos a buscar culpables, como ha sido el común denominador en este torneo y desde la eliminación del torneo pasado en Cuartos de final, la culpa fue del arbitraje, en la Jornada 1 la culpa fue del arbitraje, en la Jornada 2 la culpa fue del arbitraje, en la Jornada 3 los jugadores andan lejos de su nivel; vino un partido de Copa, todos ajustaron, todos cambiaron, se vio otro Tigres y se ganó, se goleó y se gustó, ¿pero fue acaso una ilusión?

Ahora en la Jornada 4 todo apunta a echarle la culpa a José “La Palma” Rivas por su infantil e irresponsable expulsión, el partido para Tigres era un mar de aguas tranquilas, se ganaba 1-0 con un gol de Guido Pizarro que debió ser invalidado (hay que decirlo) por una posición indebida de Alan Pulido, que aún sin tocar el balón, sí participa en la jugada, así es, esta vez el arbitraje se equivocó a nuestro favor, pero la expulsión de Rivas es inobjetable y vino a derrumbar todo lo que se había logrado rescatar hasta ese momento en el partido.

La pregunta es, ¿entonces cuándo va a ser responsable Ricardo “Tuca” Ferreti?, pareciera que la labor de la directiva es defender al técnico a capa y espada, los jugadores (excepto Rivas) hicieron lo suyo, levantaron la cabeza por el equipo, la afición, como siempre, nunca deja de apoyar y de estar ahí, ¿pero Tuca?, Tuca hizo cambios en su cuadro, en su alineación, pero no vemos nada distinto en el volumen de juego, un equipo grande, con la nómina que tiene Tigres, con la diferencia tan enorme con el plantel unamita, no se puede caer por una expulsión, un técnico grande, un técnico brillante es capaz de sostener el marcador con inferioridad numérica y hasta ampliarlo, ¡ya basta de solapar a Ferreti!

Es un dolor muy grande que esto esté ocurriendo, Tuca nos hizo campeones hace apenas dos años, el equipo jugaba un fútbol brillante, nadie le hacía sombra, pero quien no evoluciona está destinado a quedarse en el camino, Tuca mencionó hace un par de semanas que otro equipo juega con 12 en referencia al arbitraje y recomendó a sus colegas prepararse a jugar contra 12 al enfrentar a ese equipo, Tuca olvida algo muy importante, ¡SIEMPRE ENFRENTAMOS A 12!, así es, los contrarios son once más su técnico, es una cabeza más, es quien diseña los planteamientos y Tuca parece olvidarse de eso, con toda su amplísima experiencia en el fútbol, Tuca no se prepara para enfrentar a su colega de enfrente, no se prepara porque siempre juega a lo mismo, es cierto, ya una vez funcionó y habrá funcionado muchas veces, pero hace año y medio que no funciona más, los colegas de Tuca ya saben cómo anular el sistema de Tigres y todos se han dado cuenta menos él.

Tigres, el mejor plantel del país, el último lugar del fútbol mexicano, ¿hay coherencia en eso?, es tiempo de dar explicaciones, es tiempo de repartir responsabilidades y lamentablemente es tiempo de cortar por lo más sano.

Hoy los jugadores dieron de sí, no hubo complicidad del Matute en los goles, Dueñas dio un partidazo a pesar de cometer el penal del primer gol en contra, Ayala se mantuvo a la altura todo el encuentro, Rivas desperdició por enésima vez una oportunidad, por eso está destinado a terminar su carrera en la banca, Torres Nilo fue el mismo de siempre, cumplidor, Salcido no estaba jugando tan mal pero al bajar a la central después de la ridícula expulsión de Rivas tuvo una responsabilidad mayor y no cumplió, se equivocó horrible en el segundo gol donde él mismo se saca de la jugada y deja sólo a Martín Bravo, Pizarro daba un muy buen partido, anotó e intentó muy buenas jugadas al frente, Pacheco daba destellos de buen fútbol hasta que tuvo que ser sacrificado gracias a la tontería de Rivas, Damián daba un gran partido, pero Tuca se equivoca al sacarlo, fue una preocupación menos para Pumas, Lobos fue un derroche de esfuerzo y grandes pinceladas todo el partido, Pulido tampoco desmereció, fue un dolor de cabeza para los zagueros, Gringo jugó muy bien al entrar a intentar recuperar la media cancha, Danilo dio su esfuerzo, Lugo poco tiempo tuvo y no hay más, ya no se puede defender a Ferreti, simplemente el equipo no sale del bache y la responsabilidad es totalmente suya.

Entiendo que la mayoría de los lectores son gente trabajadora que trata de salir adelante día con día, aquí estamos solapando a una persona que tiene todos los recursos, que se le cumplieron todos sus deseos en el armado de su equipo, que gana cantidades de dinero muy lejanas para nosotros, la gente común y no da resultados, ¿merece seguir al frente del equipo?, a ustedes, en su trabajo, ¿los solaparían de la misma manera?, es muy lamentable que esto suceda, pero es más lamentable que permitamos que siga sucediendo.

Imagen: Brenda Marlene Banda Estrada