Tigres UANL: ¿Y el compromiso de todos los que dicen defender mis colores?

La versión de Tigres ante Morelia no dejó de lado la apatía que el equipo mostró ante América y ante Pachuca.

Un triste funcionamiento en cada sector del campo, reflejado en la incapacidad de convertir un triste tanto en tres encuentros, así como comerse cinco en la misma cantidad de cotejos.

En propia perspectiva, me parece lamentable ver a jugadores sin compromiso con el equipo. Sé que me pedirán nombres y sin temor a equivocarme, es bien sabido que Carlos Salcido desea salir de la institución desde hace torneos. Y no es justo que lo refleje en la cancha con actuaciones deplorables.

Juninho está casado con Tigres. Es conocido por todos, que el brasileño se enamoró del equipo, pero no me dejarán escatimar, su falta de compromiso en Morelia fue evidente. Qué decir de Burbano, en calidad de refuerzo se da el lujo de irse a las regaderas de forma tan absurda.

Yo no tengo ‘Juditas’ en el vestidor, tampoco sé cómo es el ambiente dentro de él. Aunque, por cómo juegan en la cancha, creo que no respaldan del todo al técnico y dejando a un lado las absurdas filosofías de los sabiondos del futbol, es tristísimo que profesionales que reciben una paga importante, se guíen por aspectos de “vestidor”.

Y así como en cada buena etapa, le tiramos elogios poéticos a los técnicos como protagonistas, en épocas malas, deben ser los principales responsables. Una lógica injusta.

Nos hemos olvidado de los actores principales, quienes tienen la oportunidad de cambiar un resultado: los jugadores. Y sí, así como endiosamos a estrategas, los apuñalamos después.

Deseo mantener una postura contundente: no estoy con Ferretti. De hecho, creo que su sistema y pobre ambición hoy son perjudiciales, pero no me pesa reconocer que ha predicado más con el bien, que con el mal.

Ahora le va a tocar caer como todo un villano, cuando hace dos años se organizaban para hacerle una estatua. Insisto en que es importantísimo darle su nivel de culpa, así como se le dio el reconocimiento. Pero, matarlo vilmente es descabellado y hasta incorrecto, después de que ha servido al equipo como un caballero.

Comprar un boleto, adquirir una playera, seguir al equipo, entre otras cosas, no me garantizan ver a Tigres siempre arriba, pero mi compromiso como aficionado está firme. ¿Y el compromiso de todos los que dicen defender mis colores (los jugadores)?

Foto | Terra