Tigres UANL: Un arranque muy, muy…

Sin ser tan nobles y sin pecar de extremistas, ¿cómo podríamos definir el arranque del equipo en este Clausura 2014?

Por más bondadoso que se pueda ser, llega la cruda realidad, que a veces sí le pega a lo exagerado: un punto de seis en disputa. Suena frío, pero son dos partidos; son los dos primeros enfrentamientos de la temporada.

Una goleada de 3 – 0, jamás puede considerarse engañosa. Bajo cualquier circunstancia, el equipo ganador debió tener méritos para obtener tal resultado. Manita arbitral, como argumentamos, además de las polémicas presentadas, la incuestionable realidad es que tuvieron más llegadas para finiquitar y ni hablar del papelón del equipo, inexistentes los Tigres en el Azteca.

Para nuestro alivio, ante Pachuca hubo una mejoría en actitud y argumentos futbolísticos, aunque el conjunto se muestra incapaz de convertir goles y desde cualquier trinchera, es preocupante.

Tampoco es que Tigres haya mejorado en demasía. Dejémoslo sencillamente en que mejoró. Una primera parte, donde, como lo define ‘Tuca’: “nos sorprendieron”, y una parte complementaria, donde el gol no se hizo presente.

Y es que, ¿cuánto se pudo mejorar en unos días de descanso con respecto al certamen pasado?

Si a este comienzo le colocáramos el calificativo de desastroso, cometeríamos seguramente un error, pues pecaríamos de extremistas, pero calificarlo de engañoso, por las garrafales fallas arbitrales; además de que estoy seguro, seríamos muy bondadosos, estaríamos en un grave error.

Y, bueno, al final, ¿cómo lo calificamos? ¿Quién es el valiente que se atreve a dar un calificativo certero?

Foto | Medio Tiempo