Tigres UANL: ¡Que pese el Volcán!

Alguna vez fue la aduana más temida por los rivales, incluso cuando Tigres deambulaba en la mediocridad en los 80’s y 90’s, hoy la historia es muy distinta.

Tigres es un equipo que es constantemente candidato al título, Tigres es una gran institución de la que cualquier jugador, entrenador u hombre de fútbol en general, quisiera ser parte, Tigres ha cambiado, ha evolucionado, pero su casa, la morada del Tigre, el afamado Volcán, ese legendario Estadio Universitario, el Estadio de la ola ha dejado de pesar, sí, es el único estadio de todo México que se llena completamente cada quince días, es el hogar de la MEJOR AFICIÓN DE MÉXICO, pero ahora cualquier equipo viene a ganar puntos, Tigres ha mejorado notablemente su rendimiento fuera de casa, cosa que antes era su pesadilla, pero ahora como local, su fortaleza, ha venido a menos y por mucho.

Esto es algo que se ha venido dando en los años recientes, pero analicemos tan sólo el pasado Apertura 2013, Tigres ganó sólo tres de los diez partidos disputados como local (incluyendo liguilla).

He aquí los resultados completos:

Tigres 1 – Morelia 2

Tigres 3 – Monterrey 1

Tigres 2 – Jaguares 2

Tigres 3 – Chivas 3

Tigres 0 – Puebla 0

Tigres 1 – Toluca 2

Tigres 3 – Atlante 1

Tigres 1 – América 0

Tigres 1 – León 1

Tigres 2 – América 2

De estos tres triunfos, solamente el del clásico fue un resultado muy claro de acuerdo a lo vivido en el partido, contra Atlante se ganó apenas en los minutos finales y contra América la mínima diferencia se encontró con gol un poco fortuito.

¿Pero qué es lo que pasa en el Volcán?, hay diversos factores que han mermado el rendimiento de Tigres en su casa, aquí los enumero:

1.- El cambio de horario. Tigres antes jugaba a las 5:00pm, algo que le daba una gran ventaja sobre sus rivales poco acostumbrados al extremo calor de la ciudad o al extremo frío en su caso, gracias a la influencia de Televisa ese horario se cambió para darle a Tigres un horario estelar los sábados acorde a sus altísimos niveles de raiting; deportivamente ha mejorado el espectáculo, sí, se benefició también a la afición que tenía que soportar las altas temperaturas desde dos horas antes del partido y hasta terminar éste, sí, pero los resultados para Tigres no han sido buenos.

2.- La presión del público. Mucho se comenta y todos sabemos que la noble e incomparable afición de Tigres apoya en las buenas y en las malas, cuando Tigres recibe un gol en contra y se encuentra abajo en el marcador el Volcán estalla y esa erupción de cánticos, gritos de apoyo, saltos y ademanes encienden al equipo y muchas veces se logra el objetivo, sí, pero ¿qué pasa con el arbitraje?, ese tema que Ferreti ha puesto de moda en estos días es normalmente muy perjudicial para Tigres de local ya que para los árbitros les «viste» mucho no dejarse influenciar por la presión de la hinchada Tigre y la verdad no queremos ayudas ni mucho menos, pero muchas veces los silbantes marcan las acciones divididas en contra de Tigres para no verse «localistas» y eso va desesperando a los jugadores, los cuales, hay que decirlo, forman parte del equipo más disciplinado de la liga desde la llegada de Tuca al timón.

3.- El sistema. Otro de los factores que merman el rendimiento de Tigres como local es sin lugar a dudas el planteamiento que ofrece Ricardo Ferreti en casa, el típico 4-4-1-1 es muy fácil para los rivales que vienen a no perder, ya que ese constante paseo de balón sin profundidad no les preocupa en lo más mínimo, acumulando gente atrás las labores defensivas se vuelven tan cómodas como un simple rechace de balón, cerrar espacios y reventar a donde sea para ver si sale una descolgada ante una defensa de Tigres adelantada hasta medio campo que aparte es una defensa lenta por el centro.

Ojalá este partido contra Pachuca sea el inicio de una buena racha de Tigres como local, ¡ya basta de volver a casa con derrotas a cuestas!, esperemos que Tuca tenga la capacidad de entender que a veces hay que prestarle el balón al rival para generar espacios, tenemos a algunos de los jugadores más veloces de la liga (Gutty, Pechu, Burbano, Danilinho, Pulido) y no podemos mantenerlos retenidos simplemente tocando el balón de un lado a otro, ¡hay que aprovecharlos!, hay que innovar, solventar más variantes ofensivas, marear a los rivales, ofrecer un espectáculo digno de la mejor afición de México y sobre todo, regalarnos SATISFACCIONES.

No hay que conformarse con alcanzar después de ir abajo, no conformarse con que nosotros seguimos alentando, no conformarse con que el estadio estará lleno de nuevo el próximo partido, no, el Volcán debe pesarle a los rivales, no a Tigres, debe pesarle al árbitro cuando se equivoque en nuestra contra, que les tiemblen las piernas a quienes osen intentar marcar en nuestra meta, que le tiemblen las manos al portero rival, ¡que sienta cómo ese remate que enfrenta es ejecutado por 45,000 almas!, que vibre el estadio, que se sienta el calor en medio de este intenso frío, que se llenen de voluntad los corazones de nuestros jugadores, aquí no hay pechos fríos, aquí nadie se raja, aquí se deja todo en la cancha, ESTO ES TIGRES.

Imagen: taringa.net