Tigres UANL: Teníamos todas las respuestas, cambiaron las preguntas

Antes de que comenzara el torneo, teníamos grandes sueños y ya asegurábamos a un Tigres que iba a jugar como máquina bien engranada, con piezas eficientes… Sin siquiera haberlo visto.

En el fútbol, el mejor parámetro para juzgar es dentro de un campo de fútbol durante una hora y media, más lo que agregue el árbitro, y siempre, al final del partido, sacaremos conclusiones.
El primer juego oficial del 2014, fue lamentable, caímos de forma muy, por decirlo de alguna manera, triste de visitante contra el América, rival del cual teníamos una paternidad en su casa desde el 2005 y el cuatro de enero se terminó.

Burbano y Estrada, las dos contrataciones precisas que había hecho el equipo, comenzaron como titulares y no hicieron mucho. En mi punto de vista, considero que ninguno de los dos debió iniciar, porque hemos hablado de competencia interna durante varios artículos en este sitio, incluso en medios locales y nacionales, pero parece que Ferretti le dio el cinturón de campeonato a Burbano antes de la pelea y Álvarez lucha por ganarle, no por ver quién es mejor.

Muchos jugadores, se dice, estaban en disgusto por la forma en la que Ferretti cambió el planteamiento. Se les podía ver confundidos dentro del campo cuando Burbano era un volante, extremo e interior a la vez y también Dueñas siendo el contención más inestable del planeta, parece que le va mejor llegar hacia el centro desde la banda en zona defensiva que desde el mediocentro hacia adelante.

Cuando un equipo tiene grandes jugadores, siempre va a ser difícil saber a quiénes alinear, es trabajo del entrenador saber si va Burbano o va Damián, si va Dueñas o Estrada, si va Pizarro – Dueñas o Pizarro –Salcido, y es muy preferible tener estos problemas a tener que buscar en juveniles a quién subir casi de improviso para llenar la plantilla.
En Tigres parece que no se sabe hilvanar la calidad.

Me voy por lo más simple y algo que ha funcionado:

 a1

Un portero, que por más que le critiquen, sigue estando firme y con muchas ganas de jugar y de cerrar bocas. Dos marcadores centrales de toda la vida, aunque sigo en desacuerdo en la continuidad de Ayala en el equipo. Torres Nilo como LTI y Estrada como un nato LTD para quitarle mucha presión de bajar a Danilinho y dejarle libres todos los metros por delante para llegar a línea final, centrar, hacer pase diagonal o incluso buscar la individual, porque Tigres necesita tanto por esta banda.

Mucho se comentó que Danilo era de los peores jugadores del torneo pasado, pero considero fue de los mejores y de los que menos se vio, por su sacrificio y las pocas oportunidades de gol u ofensivas que tuvo y/o fabricó.

Por banda izquierda, sin darle labores de lateral, sin pedirle que juegue de interior, simplemente decirle a Burbano que haga lo que mejor sabe hacer: correr con el balón. Si sueltas al colombiano, van a caer quince goles de Pulido durante el torneo* a pases de Darío. No hay que buscarle táctica, sino dejarle todo a su técnica para que el esquema funcione.

Sigo poniendo Lobos de media punta, porque Lugo sabe jugar de falso nueve, y en Tigres, actualmente, no existe esto. No creo que se reacomo de un planteamiento por un solo jugador, y menos por Lugo que no es ni será crack. Y, hasta eso, cuando tienes un capo en el equipo, hay que lograr que el equipo juegue bien con él, no para él.

*Pienso que Tigres debe fichar sí o sí un delantero centro que ocupe el lugar de Pulido, para que este pase a ser el media punta que Lucas Lobos ha dejado de ser.
Yo banco a muerte al ex Cádiz, es un jugador que dio bastante y ya no está dando.
Me fascinaría leer en los diarios que Lobos se la está “rifando” día a día para recuperar el lugar titular y de capitán, y no solo que esté cómodo en su posición intocable.

A Tigres le quedan aún 16 encuentros de liga y seis de copa para demostrar óptimo fútbol. Hay piezas para lograr hacer funcionar la máquina, pero ¿el mecánico logrará hacerla trabajar?

FOTO | centraldeportiva.com