Tigres UANL: Jornada uno, nada que rescatar

Hay pocas reflexiones que hacer cuando un equipo sale al terreno de juego con una idea clara, pero termina jugando a nada y siendo exhibido por el rival en turno, y esto solo sirve para echarle más tierra a Ferretti y lanzarle las flores más aromáticas al América.

Primero, Tigres salió con una propuesta interesante: la línea de cinco, pero con el error del doble contención.
Un problema de la línea de cinco es que casi siempre te sobra un central y, como normalmente juegas con un contención, el marcador sobrante va a medio campo y hace labores de contener el fútbol del rival. En este caso, sobraba Salcido y sobraba Dueñas, pero no tenían para dónde hacerse, porque se amontonaban e incluso Jesús se veía perdido en medio campo.
Estrada fue un fiasco total, no sé si Dueñas lo hubiese hecho mejor, pero yo al contención que juega de lateral lo banco a muerte.

Tigres alineó así:

a

Palos en la portería. Una línea de cinco con Estrada y Torres Nilo como carrileros, Juninho y Rivas como centrales y Salcido como líbero. En la contención, Pizarro como distribuidor y Dueñas como escudo. De interiores están Lobos y Burbano sirviendo al delantero (solo por unos minutos) Pulido.

Pienso que no había por qué poner a Burbano ni a Estrada, se debió jugar como se hacía normalmente: Dueñas como LTD y Damián como MDI. Si bien es cierto que Burbano posee una mayor calidad que Damián, ¿por qué lo pones a jugar en un lugar que, obviamente, se iba a ver mal?
La idea de poner a Burbano en lugar de Damián lo entiendo si Darío hubiese salido como volante, posición natural, pero no fue así.

Veía a Burbano por derecha, por izquierda, por el centro y atrás. A mí en lo personal me fascinan los jugadores plurifuncionales, pero pienso que Hernán es de esos jugadores que se hacen notar y generan mucho más pegados a una banda, no siendo jugadores libres.

Alan Pulido es un jugador que sabe jugar muy bien fuera del área, pero considero que en este partido se salió de más. Si acaso los laterales americanistas permitían que se diera un centro a favor de Tigres, Pulido no estaba para rematar porque seguramente apenas venía de atrás.
Respeto y tengo mucha ilusión en este jugador, pero si sigue así no creo que Tigres pueda jugar como el Barcelona sin delantero, porque aquí generamos por los costados – a veces- y necesitamos quien las termine, un delantero de técnica y olfato de gol, no uno que ande en ¾ generando. Se le da bien esto, pero hay otros jugadores para llevar a cabo esa función.

Considero todos los goles circunstanciales, ninguno es culpa de Palos como muchos no se cansan de decir. El primero un claro desvió de Salcido, el segundo una jugada mano a mano donde era fuera de lugar y el tercero, Jiménez remata cuando Palos está abatido después de hacerle una muy buena atajada al delantero americanista.

Hay poco o nada rescatable de este partido, hay que seguir trabajando y pensando ahora en Pachuca para levantar los ánimos de la afición con un buen fútbol

FOTO | mediotiempo.com