Tigres UANL: Recuento 2013 – La consolidación de Pulido

Desde sus inicios llamó mucho la atención en aquella Super liga junto a varios canteranos que fueron enviados a la batalla por un recién llegado Daniel Guzmán que intentaba preparar al primer equipo lejos de la competencia, ahí junto a un tal Israel Jiménez, un Jorge Valencia, Aarón Fernández, Jesús Dueñas y su hermano Armando, Alan comenzaba a dar muestras del potencial que aún no termina de explotar.

Era el más chico de todos y aunque los reflectores estaban puestos sobre Armando, cuando llega Ferreti al banquillo después del lamentable proceso de  Guzmán, sin dudarlo, posa su mirada sobre el talento de Alan y se dispone a pulirlo.

En primer lugar separa a los hermanos dándole libertad a Armando que emigrara a Tijuana consiguiendo el ascenso con dicho club, pero Ferreti no se vuelve loco con su joven  promesa , lo arropa, lo protege de los reflectores y trabaja duro con él.

Durante el 2010 Alan fue poco requerido, pero cada vez que pisaba el terreno de juego revolucionaba al equipo, si bien tenía enfrente a un experimentado Mancilla, el tamaulipeco ofrecía otras características más fluidas con su estilo de juego, con sus movimientos en el campo y nos regaló algunos goles.

En el 2011 casi todo el tiempo estuvo en la selección, ofreciendo grandes actuaciones, siendo figura en el tercer lugar obtenido en la Copa Mundial Colombia 2011 y en los Panamericanos de Guadalajara logrando el Oro.

Pero en Tigres no tenía minutos, era obvio si casi no trabajaba con el equipo, sin embargo, en aquella gloriosa noche del once de Diciembre, Alan rubricó la conquista del anhelado título con el tercer y último gol en la épica batalla final contra el Santos Laguna, su único gol en toda la temporada.

Vendrían tiempos difíciles, después de haber sido la figura en el Pre-olímpico, anotando tres goles en la final contra la siempre complicada Honduras y habiendo logrado el título en el torneo Esperanzas de Toulón, en Francia, anotando también en la final contra los turcos, Alan no supera el corte final para disputar los Juegos Olímpicos en Londres, fue un golpe muy duro para Alan, mientras sus compañeros se alzaban con el Oro Olímpico, Alan trataba de superar la mala experiencia de haber quedado fuera de tan buen proceso.

Bien dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, mientras Chivas intentaba descarrilarlo con la promesa de más minutos en el campo, Tigres lo convenció de quedarse en el equipo, de confiar en los tiempos marcados por el Tuca, Pulido aceptó y comenzaron a llegar los buenos resultados.

Comenzó el 2013 con un Emmanuel Villa en plan grande, pintaba para ser el campeón de goleo en apenas las primeras jornadas, pero entonces viene su pesadilla, las lesiones empiezan a marginarlo y entonces la oportunidad de Alan estaba sobre la mesa, aún compitiendo con el español Luis García y a pesar de la clara preferencia de Tuca por la jerarquía de este último, Alan exigía, sobre la cancha y con su dinámico fútbol, las oportunidades que se le daban a cuenta gotas.

Comenzó un nuevo Apertura y el puesto en la mira sólo de dos, Villa y Pulido; Villa no superó sus lesiones, apenas jugó algunos minutos todo el campeonato, mientras Pulido brillaba con luz propia a los ojos de todo México, peleando el título de goleo con actuaciones sobresalientes y demostrando ser uno de los mejores delanteros mexicanos del momento.

Alan Pulido es un “delantero – jugador”, es decir, no sólo remata en el área, se crea opciones fuera de ella, puede jugar sin problemas por cualquiera de los dos costados, apoya a la defensiva, si toma el balón atrás de la media cancha es peligroso en el contragolpe, posee una conducción de balón envidiable, con el balón pegado al pié en una posición perfectamente erguida y la vista levantada, maneja eficientemente los dos perfiles, puede buscar sin problema la jugada individual, posee habilidad para el regate pero normalmente busca jugar para el compañero, se crea espacios donde no los hay, remata con certeza dentro del área y de media distancia y ha mejorado notablemente su remate de cabeza, se desmarca constantemente y no es uno de tantos delanteros mediocres que buscan casi siempre engañar a los árbitros, no, Pulido demuestra ser un caballero, madura con rapidez y esperemos sea aprovechado al máximo, pues, con el nivel que sigue mostrando, pronto los reflectores europeos se posarán sobre él.

Imagen | mediotiempo.com