Tigres UANL: Con Burbano, por la copa y nada menos

La llegada de Hernán Darío Burbano, crea una malla de ilusión. Las expectativas que rodean el fichaje de este elemento son enormes.

Y me parece que no es para menos. Fue un jugador base para lograr el ascenso con León en 2012 y parte del plantel guanajuatense que maravilló al espectador en el Apertura del mismo año; un conjunto ofensivo y encantador.

Para engrosar su palmarés, motiva subrayar que fue pieza fundamental del León, que se alzó como monarca del futbol mexicano hace apenas unos días.

Analizar sus características, está de más. Es un jugador deslumbrante. Marca diferencia por la simple razón de ser bueno con el balón. Tiene visión, técnica, inteligencia, velocidad y para acabar pronto, no es alentador ser rival de este tipo.

Un regalito con olor a campeonato, así es como llega. Abandonando una institución con la que se coronó y que se dispone a pelear torneos internacionales, que para jugadores extranjeros, alcanzan una relevancia indescriptible.

Con seriedad, puedo asegurar que su arribo a Tigres, obliga a ambas partes a una aspiración amplia. Dejamos de ser el equipo débil, para convertirnos en un equipo capaz de plantarse ante cualquiera. Aunque, sí, mencionar que el plantel con el que cuenta el club de San Nicolás, es muy amplio y sería demasiado triste no aspirar ni siquiera a eso.

La desesperación aparece hasta en los mejores sitios y aquí ya desempacó. Nos empezamos a cuestionar por qué no aparecen los campeonatos. Vamos, somos competitivos, pero no alcanzamos la gloria.

Entre pena y orgullo, presumimos de ostentar un equipo grandísimo, y al momento, lamentar la marginación de jugadores que llegaron con un cartel lúcido.

Digo, yo no soy porrista de ningún elemento en particular, sin embargo sí causa tristeza en mí ver casos como el de Édgar Pacheco o Hugo Rodríguez.

Después de disculparme por desviar el tema casi a 180 grados, retorno a lo principal del post: Tigres, ante la llegada de Burbano, está obligado a adueñarse de la copa.

Más allá del sistema, muy conocido, por cierto, el jugador está obligado a mostrar las cualidades que en León explotó. No es para nada descabellado ilusionarse con volantes del calibre de Hernán y Danilinho y del inminente daño que podrían causar por las bandas.

Aunque, ojo, jamás volví a ver al Danilo Verón proveniente de Jaguares. Es importante en su labor, sí, pero no volvió a la temática de su estilo de juego.

Foto | www.foxdeportes.com