Tigres UANL: Jugadores prescindibles, Carlos Salcido

Ahora vamos a hablar sobre un jugador de enorme trayectoria, un jugador reconocido internacionalmente por su profesionalismo, entrega y buen futbol desplegado a lo largo de sus mejores años, aquellos los cuales ya pasaron y se encuentra en el ocaso de su fructífera carrera, Carlos Salcido.

Salcido llegó a Tigres como una gran sorpresa en un torneo ya iniciado, llegó y se plantó en la media cancha, en la contención, una posición que desconocía pero a la cual se acopló casi de inmediato para redondear un plantel altamente competitivo y conseguir el ansiado título que se nos había negado tantos años, sí, Salcido fue la cereza del pastel de aquel gran equipo del que aún se conserva la mayoría de los jugadores base, pero Salcido ya no es el mismo.

Al Salcita le pesa ya la edad, la media de contención es el pivote del equipo, es la posición más desgastante por la gran cantidad de piques en corto y carreras largas que se efectúan a lo largo de todo un partido, Salcido suele jugar todos los partidos completos y tuvo mucha participación también en Selección Nacional, un gran desgaste.

A Carlos Salcido se le reconoce por su gran profesionalismo y eso jamás estará en tela de duda, pero hace poco más de un año que tiene su mente en Guadalajara, el equipo que futbolísticamente lo vio nacer, la tierra donde están sus hijos a los que poco puede ver, el lugar perfecto para terminar una carrera llena de logros en sus pasos por el mismo Guadalajara, el PSV de Holanda, el Fulham de Inglaterra y Tigres de la UANL.

La temporada pasada puse especial interés en cómo Tigres perdía la media cancha y era debido al mal momento de Salcido, pocos balones recupera ya, pero de cada diez pierde entre siete y ocho, sí, los he contado, eso es un problema enorme en un contención ya que cuando la media cancha recupera un balón, el equipo se prepara para un ataque, se posiciona diferente, pero al perder tan rápido la posesión, el equipo queda mal parado y muy expuesto a no defender correctamente.

En muchas ocasiones ha regalado pases de lujo, trazos largos y esos son los que más recordamos, pero son “garbanzos de a libra”, lo mismo pasó con sus disparos de media distancia, sí, ha metido un par de goles de bandera, pero normalmente le salen unos calcetinazos horribles, o algunos balonazos infames que más que disparos parecen despejes y todo esto sucede porque ya no tiene el fuelle para aguantar todo el partido, no es lo mismo llegar a los linderos del área con balón controlado, bien enfilado y golpear el balón que llegar a duras penas, arrastrando los pies y ¡pegarle a como se pueda!

El cambio a línea de cinco fue lo mejor que le pudo pasar a Carlos en esta temporada, fue donde mejor se vio, fue ahí donde saltó a relucir su experiencia y calidad, ¿porqué?, es obvio, en la posición de líbero no tuvo el desgaste que tenía en la contención, el líbero es el que sobra, el que hace las coberturas, el que manda y ordena, todo eso lo hace Salcido a la perfección, el líbero poco marca ya que para eso están los stoppers y si bien en el juego de vuelta Raúl Jiménez le ganó en el área para hacer el gol del América, también es justo decir que ese remate era inesperado, no se le puede reclamar ahí a Salcido aunque llegó un poco tarde.

En Tigres hay equipo para suplir la baja de Salcido, en la defensa tenemos a Hugo Rodríguez y a José Rivas, en la contención, cualquiera de todos los contenciones hace mejor la labor que Salcido, él ya no está para jugar en el centro del campo y esperemos que sea en Guadalajara o en donde llegue a darse, juegue sus últimos años de gran manera y se retire del futbol dignamente como lo grande que es, como el gran ejemplo que es.

Imagen: noticias.mexico.lainformacion.com