Tigres UANL: La culpa no está en el banquillo

La gran culpa que se le ha dado a Ferretti por otro fracaso más en el fútbol mexicano, me parece poco elocuente.

En México tenemos la costumbre de culpar a los directores técnicos, y eso le sirve tanto a los jugadores para quitarles presión. Se le revienta a Ferretti, se ignora –no por todos- la mala temporada de Damián Álvarez.

La famosa continuidad que piden los técnicos, muchas veces es poco coherente. Piden continuidad cuando ellos fueron contratados en la jornada seis después de que un colega del gremio no le fue respetado su proceso. Y cuando los cesan, se quejan de que su proceso tampoco fue completo. Y el círculo es así, al menos en México.

La continuidad no recae totalmente en un técnico, sino en una directiva con una idea clara. Todo club tiene sus objetivos, según sus alcances posibles. Muchas veces, los alcances se rebasan. Por ejemplo, cuando Saturnino Cardozo llegó a Querétaro y dijo que iba a clasificar a liguilla. Le dijeron loco, el equipo estaba en problemas de descenso. Querétaro, esa temporada, fue el rival que más se nos complicó en liguilla para lograr ser campeones en el 2011.

Comentaba Menotti en un programa de ESPN que un director de teatro le contó una vez que él no existe cuando la obra se está presentado. Y Menotti contestaba que con el directivo es el mismo caso, el trabajo debe hacerse semana a semana. Trabajar, estudiar al rival, hacer trabajos específicos por posición.
Sabemos de Morelia, Toluca, Guadalajara, Pumas y Tigres que Ferretti es un técnico que estudia al rival y trabaja durante la semana. Entonces, ¿dónde está el error?
El jugador erra, la materia prima que usa el entrenador para lograr el producto que exige la directiva y que merece la afición no fue y no ha sido eficiente durante los últimos torneos.
En la situación económica, no hay ni duda de que no hay reclamo. Las instalaciones son óptimos, por la afición no hay de que quejarse, hay una directiva que apoya y respalda. ¿Qué falta?

En una opinión personal, la continuidad de Ricardo Ferretti no se discute. Señor en el extenso sentido de la palabra, hombre de experiencia y vivencias de fútbol, conoce elementos y la ciudad, conoce a los directivos de gran manera y existe confianza y respaldo para él. Económicamente, hay fondos para traer jugadores necesarios. Por ejemplo, un volante izquierdo, un stopper y un portero.

“Al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo”, dijo Johan Cruyff, y Ferretti hace lo contrario cada que puede. Complicado siempre es ver que le empaten a tu equipo, y es de los pocos errores que tiene Ricardo.

La disyuntiva del director técnico siempre será un tema de tratar, de hablar sentados por horas en una mesa y donde al final jamás se estará de acuerdo.

FOTO | notimx.com

Comentarios

  1. Sergio Javier Estrada dice:

    Es responsabilidad del Director técnico poner a jugar a quienes están en el mejor momento futbolístico, sí, Damián no tuvo una gran temporada, pero Ferreti siempre se empecinó en darle prioridad sobre elementos en mejor nivel como Pacheco, lo mismo con Lobos, muchas veces no dio buenos partidos pero le negaba la oportunidad a Lugo de suplirlo, igual también con Salcido (jugando en la contención) que tuvo una pésima temporada, pero jamás, jamás salió de cambio..!

  2. jearrio dice:

    Creo que nadie critica que se trabaja en la semana, sino lo que se ve reflejado en la cancha y las necedades de Ferretti.

    Continuando con la analogía que hiciste, si la obra de teatro sale mal, es responsabilidad también del director y llevándolo a otras áreas, es como si un gerente le dijera a su director que no lo deben correr por que la gente a su cargo es la que ejecuta (mal) el trabajo.

    Pero ni caso tiene desgastarse en este tema. Finalmente (y es lamentable) la continuidad de Ferretti no está en duda.