Tigres UANL: Hasta el último suspiro caímos

El partido de ayer domingo fue todo lo que muchos esperaban, pero se dio el resultado que pocos querían.

Empezando un poco desconcentrados tal vez, América comenzó a tomar el ritmo del partido, tuvieron ellos las oportunidades de gol. Enrique Palos salvó al equipo contra Jiménez, después Sambueza falló una clara de gol, después de un tiro o pase de Medina que le cayó justo al pie. Hasta ese momento, la suerte, si es que existe, estaba de nuestro lado ayudando a sacar el partido, tener el triunfo y regresar a casa con mentalidad de ganar la semifinal.

Tigres propuso bien el partido, de nuevo mostró esa línea de cinco con Ayala siendo marcador por derecha, Salcido como libero y Juninho fungiendo como un marcador por izquierda. En los carriles estaban Dueñas por derecha y Torres Nilo pegado a la banda izquierda.

En medio campo un Guido Pizarro bastante elocuente en su zona, distribuyendo, recuperando, saliendo con el balón. Aguerrido el argentino.
Un poco más adelantados, como interiores, estaban Danilinho y Damián, que poco pudieron hacer por la marca de los defensores americanistas.
Ya adelante estaba Lucas Lobos flotando en ¾ y Pulido como hombre referente de ataque.

Tigres tuvo mucha presencia por la banda izquierda en ataque. Y América tuvo poca proyección por la banda derecha. Muy buen trabajo de Torres Nilo, Damián y Juninho, tanto en proyección como en retención y recuperación de balón.

Damián Álvarez salió al medio tiempo para darle su lugar a Villa, con esto Pulido se recargó un poco a la banda izquierda y Villa quedó como un eje te ataque flotando, Lucas Lobos seguía siendo libre, pero más recargado a la banda derecha en ocaciones.

El gol de América cae por dos errores: Ayala no apoya a Dueñas en la zona derecha, y apoyar o marcar 2-1 es una idea de la linea de cinco. El segundo error fue de Salcido, pero también gran acierto del chico Jiménez para ganarle el frente al veterano felino, y logró marcar el 1-0 con un remate extraordinario, donde Palos no tenía nada que hacer.

Con la expulsión tonta de Hugo Ayala (sobre todo por la primer amarilla), cambió la linea de cinco a linea de cuatro, dejando a Dueñas y Torres Nilo como laterales y Juninho con Salcido como centrales.

Después de un balón parado en contra, Palos retiene el balón y sale de manos largo hasta Pulido, este con velocidad y aceleración logra llevarse a su marcador, y no es que haya hecho mucho Medina, pero Pulido supo aprovechar su displicencia de marca, al llegar al área, recorte exacto a Layún y define de forma correcta para empatar 1-1.

Cabe destacar el recorrido de Danilinho por el centro del campo, clara opción para que Pulido le pase el balón y el brasileño logre anotar. Esto no fue así, sin embargo el ex jaguar atrajo marca, quitándole un gran peso a Pulido para dejarlo mano a mano con Layún y después con Muñoz.

Después del gol, Tigres tuvo algunas oportunidades como el tiro al palo que hizo Villa, o una buena jugada de Torres Nilo y saca un tiro de zurda muy flojo.

Entró Torres por Dueñas y Lugo por Villa, que a pesar de entrar de cambió salió por presentar mareos después de un choque con un jugador azulcrema.

Lugo colocado por el centro, Pulido seguía por izquierda, Danilinho de lateral derecho y Torres poblando medio campo. Así terminó Tigres jugando.

Se logró replegar al “súper líder” en su campo, y esto no sea si sea la realidad que América siendo “dominado” por un equipo de diez hombres, que clasificó en octavo lugar o si sea la realidad de Tigres haciéndonos saber que así, con estos jugadores, se puede jugar el fútbol.

No queda más que decir que morimos en la línea, que se peleó los 180 minutos, pero que por razones hasta injustas nos quedamos ya fuera del campeonato.
Esta vez Ferretti hizo todos los cambios, y por ese lado no se le puede criticar. Puso un buen planteamiento innovando según el rival y se jugó todo lo poco que nos quedaba.
Mencionaba yo en días anteriores, que si nos eliminaban no se perdía mucho. No es como que hayamos clasificado como súper lideres invictos, o con una temporada de ensueño, teniendo el equipo más goleador y el menos goleado; se clasificó en la última jornada, con combinación de resultados y, para el fútbol mostrado en 17 jornadas regulares, se hizo un buen papel en liguilla.

Y no, no soy conformista. Claro que sé que es un fracaso más, y me molesta, me pone triste, pero seguimos firmes.

FOTO | Cancha El Norte