Tigres UANL: En TI confío, TIGRES

Sinceramente, Tigres, no tengo argumentos suficientes para creer que podemos ser campeones, solo me respalda el incondicional amor que te tengo y la fe ciega que he desarrollado durante toda la vida que he dedicado a apoyarte.

Soy parte de aquellos que han estado para ti cuando lo haz necesitado. Soy parte de esa gente que entiende que ser de Tigres no cualquiera. Soy parte de quienes te exigen con todo y te apoyan como nadie.

El destino –o tu mismo- te ha dado la oportunidad de estar nuevamente en una fiesta grande(?) del futbol mexicano. Fuiste contra tu historia y la última jornada te ganaste el pase. Para darle gusto a los detractores, podemos decir que fue porque el Atlante en su afán de evitar el descenso el próximo año te ayudó, tal vez les podamos ceder la duda de que Jaguares está en contra de su técnico y los jugadores en su conocida forma de correr a su “jefe”, decidieron perder el partido adrede para cumplir su acometido, incluso les damos la razón, si así lo quieren, de que Atlas ya no quería jugar “gratis” y con un autogol prefirieron dar por terminada su relación con el club o que el arbitro nos ayudó.

Si bien, podemos decir también que el destino conspiró a tu favor o en tu contra, depende el punto de vista, para que pudieras conseguir el último boleto, que en el afán de pertenecer a los 8 invitados fuiste ayudado.

Ahora te toca a ti, te toca trabajar, te toca estudiar al rival, te toca ganar a como dé lugar.

Tigres es un equipo que, sinceramente, tiene poca suerte –para quienes crean en ella-, y que además no suele venir de atrás para darle vuelta a un marcador o sorprender a la gente con goleadas espectaculares, son contadas ocasiones en las que suceden, pero cuando suceden, casi siempre es contra el América. Buena excusa para embalarse a un campeonato.

En TI confío, TIGRES.

Imagen | www.tiemporeal.mx