Tigres UANL: Sin margen de error

913856Como si se tratara de que la adrenalina se sienta hasta la última jornada del campeonato de la Liga Bancomer Mx, este fin de semana cinco equipos se juegan los últimos tres boletos para estar en la fiesta grande del fútbol mexicano. 

Con méritos o sin méritos, Tigres se encuentra entre los equipos que tienen mas posibilidades de ingresar a la liguilla de ganar ante un Atlas que llegará con la etiqueta de sub campeón de la Copa Mx y la decepción de su afición sobre sus hombros, ya que desde hace mas de 60 años que no gana un título de Liga y mas de 40 de que ganó su última Copa México.

El margen de error para Tigres es cero, de no obtenerse un triunfo en Atlas nos estaremos despidiendo del Apertura 2013 con un torneo lamentable para la calidad de equipo que tenemos, sin embargo, las facilidades que da este sistema de juego dan la posibilidad de que en la última jornada se estén disputando todavía tres lugares y que un equipo con 22 puntos pueda estar peleando por el título de campeón.

Escenarios hay varios, pero el objetivo deberá ser en todo momento ganar y obtener una buena cantidad de goles de diferencia. La estadística nos dice que cuando a Tigres se le presentan este tipo de oportunidades suelen fallar a la hora importante, ya han sido varias ocasiones en los que circunstancias nos dejan fuera de la liguilla dependiendo únicamente de nosotros.

La semana pasada dejamos ir la oportunidad de calificar por méritos propios, pero ese lujo lo dejamos escapar desde que comenzamos a perder puntos valiosos en casa durante toda la temporada. La debacle de Tigres no es de un partido o dos, sino que viene en una montaña rusa de altibajos, en donde una semana se puede trabajar tranquilamente pero a la siguiente la presión sobre pasa a los jugadores.

El sábado se tiene que jugar a vivir o morir. Ustedes y yo como aficionados, esperamos que los jugadores tomen esa responsabilidad de sacar adelante el barco que ha estado naufragando durante todo este torneo. No podemos salir titubeantes ante un equipo que en cualquier momento puede despertar y dejarnos sin aspiraciones de nada, por eso el rango de oportunidad entre fallar y vencer es mínimo.

De no conseguirse el objetivo, estaremos culminando un semestre para el olvido, pero hay que ser conscientes de que si se logra avanzar a la siguiente fase existe un problema grave que hay que resolver. De cualquier forma, estar dentro de la liguila es jugar en otro torneo, y ahí cualquier cosa puede pasar.

Imagen | Cancha.com