Tigres UANL: Análisis jugador por jugador

Jornada 16 y Tigres aún no puede amarrar su pase a la fiesta grande del fútbol mexicano. Empate que si bien no nos deja del todo fuera, si hace que las cosas se vean todavía más complicadas para irse a jugar el todo por el todo en la última jornada frente al Atlas. Dependían de sí mismos y dejaron ir esa oportunidad, aquí el análisis de los jugadores.

Enrique Palos. Si nos metieron solo un gol es en gran medida gracias a Palos que salió a rifarsela por el equipo, atajando en al menos 3 ocasiones las oportunidades claras de gol que León no pudo concretar. Sin duda fue factor y si estamos en la pelea es por él. En la acción del gol, error defensivo y él nada pudo hacer.

Jesús Dueñas. Partidazo el del canterano, enfrentando a un temible Burbano que ayer estuvo seco la mayor parte del juego gracias a que Dueñas le hizo una marca pegajosa. Ganó todos los duelos que tuvo contra el que dicen será el próximo refuerzo de Tigres, y ni su velocidad explosiva lo pudo hacer ganar los manos a manos. Bien Dueñas, que sigue demostrando que tiene con qué para defender la posición.

Hugo Ayala. Ligeros titubeos que terminaron en opciones de gol, pero la mayor parte del tiempo bien atento y siempre muy cerca de Montes quien trató pero el trabuco defensivo estaba bien colocado. Sin embargo se encargó de hacer la travesura y él fue quien sirvió para que Peña anotara el del empate, que por cierto hay error de toda la defensa en ese gol.

Juninho. El agregado que Juninho le da al equipo ha caído muy bien, un defensa que además de ser el líder en ese sector, también anota muchos goles. Está llamado a ser un histórico de Tigre si mantiene este nivel y esa entrega. Lamentablemente el gol de ayer no bastó para ganarle a un equipo bien conjuntado y siempre peligroso.

Jorge T. Nilo. Regresando de una lesión que lo tuvo fuera dos partidos y se vio bien a secas. Le costó retomar el ritmo y en la jugada del empate Peña entra solo por su costado, aunque es error de toda la defensa. Se salvó de que le marcaran un penal claro sobre Bosseli.

Carlos Salcido. Manejó bien la media cancha, sin embargo, la velocidad y dinámica del medio campo de León le costó por varios minutos del juego, donde la lucha en la mitad de la cancha la ganaron Peña y Montes. Estuvo muy acertado en la recuperación del balón, esta vez mas auxiliado por Pizarro que en ocasiones anteriores.

Guido Pizarro. Mejoró respecto a su partido frente a Xolos y América, hizo buena dupla con Salcido y le jugó al tú por tú a Peña, en muchas ocasiones ganando los duelos de mano a mano. Le dio claridad al medio campo y amplitud a la cancha. Su salida fue una incógnita, ya que Torres realizó la misma función que él. Cabe recalcar que a él le cometen el penal.

Danilo Verón. Más participativo y con más juego por la banda, sin embargo, muchas veces tuvo que ser Dueñas quien se atreviera a hacer cambios de velocidad o llegadas a línea de fondo para hacer algo diferente. Sigue bajo de nivel, pero al menos ayer mostró un poco de mejoría. Sin duda, todavía no llega a ser el Danilinho que conocíamos.

Gerardo Lugo. Su primer partido como titular en la liga y lo hizo bien, hasta se dio el lujo de fallar el gol del gane estrellando su balón en el poste cuando todavía iba 1-0 el marcador. No tan rápido como Damián pero si con más claridad y frialdad al hacer las jugadas. Al final terminó pesando la jugada que falló.

Lucas Lobos. Lo terminaron cociendo a patadas todo el partido pero nunca se arrugó. Siempre trató de echarse el equipo a los hombros y por momentos lo logró, ya que Tigres por lapsos se vio muy insistente y peligroso, pero al final el equipo se terminó cayendo y fue en gran medida porque el balón dejó de transitar por los pies de Lobos.

Alan Pulido. Mucha labor de sacrificio y esfuerzo físico, pero nunca pudo ponerse de frente al marco para disparar. Tuvo una en donde llega muy forzado y su remate no pasó a mayores, de ahí en fuera muy desaparecido del juego.

Cambios. Con la salida de Lugo y el ingreso de Damián se esperaba más explosividad por la banda, pero en realidad pasó todo lo contrario. El “Enano” nunca pudo tomar el balón y hacer la jugada grande, siempre bien marcado y su productividad fue nula. Francisco Torres entró en lugar de Pizarro pero su función fue la misma, no hubo un cambio que hiciera mejorar al equipo, simplemente se mantuvo un orden de juego.

Imagen | Mediotiempo.com