Tigres UANL: Ciclo terminado

Por José Garza (@Jose_g92)

“No pretendas obtener resultados distintos si sigues haciendo lo mismo” – Albert Einstein

A unas cuantas fechas de terminar el torneo, el equipo de Tigres tiene un pie fuera de la fase final del torneo. Muchos dirán, ¿ya desde ahorita pensando en el fracaso? No, el fracaso se viene realizando desde hace un tiempo atrás, podría decirse que desde el inicio del torneo ya se avecinaba un torneo para olvidar.

No estoy aquí para escribirles acerca de los resultados, sino del por qué el equipo no ha caminado este torneo. Muchos factores involucrados que al mezclarse ocasionan una gama importante de problemas en el equipo, que a largo plazo terminan por reflejarse en los resultados, pero sin duda uno de los más grandes se llama Ricardo Ferretti.

No, no me considero un reventador, pero mucho menos me considero un aficionado porrista que vive del campeonato del 2011. ¿Qué nos ha dejado Ferretti al mando? Nos sacó del hoyo del descenso, nos dio un par de grandes torneos en fase regular y un campeonato. Es innegable que el trabajo del ‘Tuca’ en esta etapa con Tigres ha sido buena o muy buena. Sin embargo, hay aspectos y circunstancias que a lo largo de esta etapa han ido bajando a Ferretti del pedestal de los aficionados.

Me refiero a la eliminación con Santos a un minuto del final, a tirar la Libertadores llevando suplentes a Chile, repitiendo la historia llevando el cuadro alterno a Seattle en la Concachampions y probablemente la más dolorosa es seguir siendo denominado como el ‘hijo’ de Monterrey tras perder en cuartos de final y recientemente en la Copa Mx de manera increíble.

Muchos aciertos a lo largo de su gestión, pero también muchos errores que le han dolido a la afición. No me cabe duda que el fútbol es de procesos, y me baso en las declaraciones de Sir Alex Ferguson para una televisora inglesa hace algunos meses, entrenador que lo ganó todo con el Manchester United: “Durante los casi 30 años que estuve al frente del equipo, tuve que renovar mi plantilla alrededor de 5 veces”.

Es una realidad que los jugadores pasan y los procesos terminan, ya sea con penas o con glorias, pero lo que hace a un técnico seguir en la institución no es solo el conseguir resultados, sino saber cuando es hora de cambiar, y a mi parecer, Tigres esta en el momento de cambiar. Escuchar a Ferretti declarar que estos jugadores son los que le dieron el titulo al equipo en el 2011 y se va a morir con ellos en la cancha, me parecen declaraciones absurdas y fuera de lugar para un técnico de su categoría. Los ciclos terminan, los jugadores llegan y se van, es ahí donde hay que cambiar.

¿Cambiar en que aspecto? Si no vas a cambiar de jugadores, por lo menos Ferretti deberá entender que su idea de juego ya no da para más. Los rivales ya saben como jugarle y lo peor del asunto es que ni tu propia plantilla se ve convencida del estilo en el terreno de juego. Variantes improvisadas, jugadores en otras posiciones y poca oportunidad a jugadores que te pueden dar diferentes cosas han sido los pecados de Ferretti este torneo. Soy de los que piensa que esta plantilla tiene calidad, pero le falta una idea renovada en sus cabezas, pues lo mismo durante años satura a cualquiera.

Para terminar, recordándoles que es una opinión y no poseo la verdad, me parece increíble como los Libres y Lokos aplauden y corean “Tigres, Tigres” al final del encuentro después de un tan mal torneo. No faltará quien me diga: “¡No eres incomparable, no apoyas en las buenas en las malas, reventador!”

Si incomparable significa ser un sumiso que paga boleto y alienta al equipo cuando no demuestra ningún fundamento en la cancha para hacerlo, prefiero que me cataloguen como un simple aficionado que prefiere el buen fútbol. No hay que confundir, apoyar no es antónimo de exigir, y como cualquier cosa en la vida, si tu pagas por algo, tu esperas un producto de calidad, y no le vas a echar porras cuando te des cuenta que te vendieron gato por liebre, ¿o si?

Imagen | vox.com.mx