Tigres UANL: Otra eliminación más

Triste. Duro momento (nuevamente) para la afición de Tigres. Los felinos quedaron eliminados en cuartos de final de la Copa MX en serie de penales ante Rayados. Después de empate agónico en tiempo de compensación de los Rayados, aprovecharon el momento anímico y vencieron 4-2 en la tanda.

Con una gran entrada de los aficionados felinos, el conjunto de Ferretti dio un paseo en la primera parte. Dueño del balón y muy superior al rival. Esto merecidamente se vio reflejado con una ventaja de dos goles, primero Villa y luego Juninho de penal.

La jugada clave del partido es al inicio del segundo tiempo, cuando Danilinho cede a Villa y este remata a bocajarro, estrellando su remate en Ibarra. El partido estaba 2-0 y hubiese sido el último clavo en el ataud. Pero el fútbol es así y los goles que no hagas, los terminarás recibiendo en tu arco.

Sin mucho que perder, Cruz mandó a Madrigal a la cancha a buscar ganar en juego aéreo y fue precisamente la forma en que llegaron los dos goles. Jugada rota por izquierda, Suazo envia un centro al área donde Rivas y Juninho saltan junto al juvenil, nadie la toca y Delgado termina anticipando a Torres, quien mostró poco oficio en esa jugada. Cayó el primero y ellos despertaron, mientras que el nerviosismo cambió de bando.

Ya al 92′, un centro casi de medio campo que Madrigal gana bien por arriba. Suazo y Rivas van por el balón, aunque nadie lo toca y termina metiéndose suavemente al arco de García. A pesar de tener una noche relativamente tranquila, dejó mucho que desear el arquero en ambos goles. Al parecer fue su última oportunidad y no pasará nada con el.

Con esto, llegaron los penales y ellos con mejor momento anímico. Anotaron los cuatro que dispararon, mientras que de Tigres, Ibarra le atajó a Torres y Viniegra la estrelló en el travesaño. De llamar la atención que entre los tiradores no estuvieran hombres de experiencia como Juninho, Danilinho y Pizarro.

La verdad que molesta mucho que era un partido totalmente controlado. El equipo rival no generó absolutamente nada y termina anotando dos goles con centros de más de 30 metros del arco. Impotencia de ver como los centrales experimentados no pudieron marcar a Madrigal y terminaron siendo espectadores de primera en ambos goles. ¿Culpa de Ferretti al meter a Zamora y replegarse? Es fácil decirlo ahora, pero en el momento lucía como algo adecuado, aunque en realidad es que el manejo de partido ha dejado mucho que desear este semestre.

A final de cuentas es otra eliminación más a cargo del clásico rival. Un fracaso más. La verdad es que no hay mucho por decirles a ustedes como aficionados, todos lo hemos vivido ya en repetidas ocasiones y se ha hecho una mala costumbre para nosotros. No queda más que tratar de rescatar la Liga, aunque ya se ve muy complicado. El crédito del DT comienza a agonizar.