Tigres UANL: Análisis jugador por jugador

Por: Jorge Salazar

Segundo partido en el que Tigres se ve abajo en el marcador y logra empatar los partidos, la mala noticia es que ha sido contra equipos como Chivas y Querétaro. Se rescató un punto debido a la equivocación del árbitro en la expulsión de Escoto y que Tigres se fue con todo al ataque, pero cuando empató dejó ver cierto grado de conformismo. Aquí el análisis de los jugadores.

Enrique Palos. Nada que hacer en ninguno de los goles. En el primero De la Torre mete un disparo bien colocado al ángulo y con mucha potencia, Palos solo la vio entrar. En la segunda anotación, el error de Ayala lo deja mano a mano y perdió la batalla, sin poder hacer nada.

Jesús Dueñas. En este partido se vieron sus carencias defensivas. Perdido la mayor parte del tiempo y contra Cosme no pudo con su velocidad. Poco aporte ofensivo antes y después de esos 10 minutos intensos cuando Tigres empató.

Hugo Ayala. Cometiendo algunos errores, uno de ellos terminó en gol. Partido muy descontrolado, por momentos muy bien y a la siguiente jugada no hacía bien la cobertura o el recorrido. En varias ocasiones se la tuvo que rifar solo, porque Dueñas no lo apoyaba para cortar la jugada y teniendo que cubrir las salidas del lateral.

Juninho. Timorato para entrar abajo o fuerte al balón, se vio lento para regresar a cubrir la posición. En la jugada del segundo gol no metió ni las manos y se suma este error al del miércoles ante Santos que suman goles en contra. Siento que ha caído en un ligero bache, contagio del mal paso del equipo.

Jorge T. Nilo. Poco recorrido al frente y el tiempo que estuvo en la cancha muy clavado atrás. En todo el partido no hubo llegadas sorpresa por las bandas de los laterales, salió de cambio por Acosta en un intento de ser más ofensivos cuando el equipo ya iba abajo en el marcador.

Carlos Salcido. Sin ser lo mejor del partido, hizo su trabajo en medida de lo que fue el partido. Perdiendo algunos balones, pero también ayudando en la recuperación del esférico en medio campo. Cuando Tigres se vuelca al frente, es uno más a la hora de atacar y su gol fue el único disparo lejano que hizo Tigres en todo el partido.

José Torres. Trae una baja de juego importante. Sin la movilidad que le vimos cuando regresó de la Copa Oro, ha perdido por momentos esa capacidad de dar el toque en el momento exacto y preciso, o de darle la pausa al juego cuando lo requiere.

Damián Álvarez. Todo el primer tiempo intentando lo mismo por la banda, cuando logró desbordar nunca pudo acertar en la segunda jugada. En el segundo tiempo se vio más intenso y tomó mejores decisiones, pero siendo igual de predecible. Bastó de un chispazo para que cayera el primer gol que inició con desborde por izquierda y diagonal retrasada.

Danilo Verón. Sin duda, es de los jugadores que más han bajado su nivel. Difícilmente se ve a un Danilo encarador en estos últimos juegos, no va a línea de fondo y trata de deshacerse rápido de la pelota, muchas veces dando pases a nadie. Recorridos muy largos por todo el campo, a veces arrancando desde muy atrás sin llegar a tiempo a la jugada.

Lucas Lobos. Definitivamente, ser el jugador por el que pase toda la responsabilidad del ataque es una tarea muy pesada. Jugó muy solo todo el partido, Danilo pocas veces lo apoyó y Damián todo el partido muy tirado a la banda. Chispazos durante el juego, pero no alcanzó para más.

Alan Pulido. Fue bien marcado todo el partido, no lo dejaron recibir de frente al marco y cuando recibió fue de espalda y muy lejos del marco. No pudo desmarcarse para recibir pases con ventaja y eso fue durante los 90 minutos.

Cambios. Con la salida de Dueñas y el ingreso de Emanuel Villa, Tigres acumuló jugadores de ofensiva, pero a veces abusaban de la tenencia del balón sin explotar los huecos que había dejado Querétaro. Luego vino el cambio de Acosta por la otra banda, amontonándolo con Damián y cabe decir que por un balón que pierde él se produce el segundo gol. El último cambio fue Pizarro quien le dio un poco más de calma y buen toque al medio campo pero, al igual que sus compañeros, solo chispazos que alcanzaron para el empate y nada más.

Imagen | Mediotiempo