Tigres UANL: El equilibrio

Por: Eduardo Torres (@EdTorresR)

En Tigres se desperdician muchos tiempos a la hora de tener el balón, y muchos más cuando no se tiene el balón. Errores de proyección ofensiva por crear posiciones estáticas.

En los minutos que se ha visto a Guido Pizarro, hemos podido notar la distribución de balón raso con claras oportunidades de romper la línea, generar o definir. Incluso en algunas ocasiones ha sido el elemento que termina rematando el centro o pase.

Con los pases rectos, favorece las entradas de los volantes de forma cruzada al área, atrae la marca al centro en busca del balón. Se nota que no da pases rápidos, para no errar. Inseguridad, tal vez. No quisiera echarse el peso de algún aficionado por empezar a errar pases “fáciles”, y por esto busca el pase raso largo. Oportunidades que deben aprovecharse en el equipo.

Salcido ha sido un elemento que ha funcionado, cambió la cara del equipo en su primera temporada, colaborando de gran manera para lograr el campeonato. Torres, Viniegra, son elementos plurinacionales en contención. Ambos tienen una proyección aceptable, y a la hora de la corrección son efectivos y eficientes. Roba y distribuye. Roba y genera. Pero roba. Esa es la clave.

La idea de tener en el medio campo a Pizarro y Torres es coherente, ambos son jugadores de recuperación y llegada. Y actualmente, con las carencias ofensivas que tiene Tigres a comparación de otras temporadas, son solución para la mitad del campo.

De ninguna manera se puede borrar a Salcido del plantel, pero ponerlo desde el inicio es quemarte un cartucho innecesariamente cuando tienes hombres más frescos, con igual o mayor rendimiento que Carlos.

Meterlo los últimos 40 minutos, antes un cambio recurrente era Dueñas por Torres, para poder mantener el rival y manejarlo a gusto. Que también en los últimos minutos haya frescura en medio campo, controlar la bola y poder recuperarla cuando no se tenga. Clave.

Ferretti tendrá que ver las carencias del club, darse cuenta que lo que antes funcionó hoy ya está descifrado, la contención siempre será el equilibro del equipo y debe restablecerse cuando el equipo no funciona. Proyección y recuperación, es la clave.

“… Entonces nació el director técnico, con la misión de evitar la improvisación, controlar la libertad y elevar al máximo el rendimiento de los jugadores, obligados a convertirse en disciplinados atletas”

Eduardo Galeano, “El fútbol a sol y sombra”

Imagen | mmdeportes.telediario.mx