Tigres UANL: 90 minutos decepcionantes

Escrito por: Jorge Salazar

Fueron 90 minutos de un fútbol dominante pero sin variantes, sin profundidad, sin cambios de ritmo, sin chispa. Anoche vimos a un Tigres que sigue firme a la idea de dominar sus rivales manteniendo la posesión de la pelota el mayor tiempo posible, pero también vimos que Tigres no pudo descifrar a un Puebla que sin encerrarse, simplemente se paró a ver como los pupilos de Ferretti caían en la desesperación de no poder generar nada.

Un equipo que tiene dos o tres jugadas de peligro, más bien, de mediano peligro, no puede aspirar a ganar un partido ante un equipo que se plantó bien en el campo. Un balón al poste, un remate de cabeza a las manos del portero y por ahí otra jugada donde el balón pasa cerca del marco, y párenle de contar.

Las mismas estadísticas nos indican lo que fue el partido:

 

            *Estadísticas de Mediotiempo.com

Con dos disparos a gol por parte de Tigres no se puede aspirar a mucho, incluso Puebla lo hicieron más que los felinos con la mitad o menos de la posesión del balón.

Tigres fue totalmente inoperante durante casi todo el partido. Ayer no vi a ese equipo “A”, ambicioso de ganar como lo hizo el equipo “B” del miércoles en la Copa Mx, donde se notaban las ganas de los jugadores por lucirse en el campo, y vaya que lo hicieron.

A diferencia de algunos, yo en lo personal no creo que Puebla se haya venido a encerrar. Yo vi a un Puebla bien ordenado defensivamente, que si bien no vino a proponer el juego, tampoco vino a no dejar jugar al rival; en cambio, si vi a un Tigres desesperado, sin idea, que a pesar de tener el balón por lapsos muy grandes, nunca pudieron penetrar en el sólido aparato defensivo montado por Rubén Omar Romano.

La realidad es que no fue un buen partido de los jugadores en conjunto. Un Viniegra que no pesó en la contención, perdiendo balones fáciles y sin recuperación; un “Gringo” Torres que sin dar un mal juego, tampoco pudo ser ese conductor del balón que hiciera diferencia. Ayer noté a un Lobos que traía ganas, pero que sin duda solo no va a poder, Danilo poco participativo y sin profundidad.

Por otro lado, los cambios no me parecieron los adecuados. Yo hubiera sacado a Viniegra por Lugo, hubiera dejado a Pulido y le habría dado oportunidad a Acosta de tomar la banda que Damián no aprovechó al cien, pero el fútbol es así, uno no puede tomar las decisiones por el entrenador. Sin duda, se notó la falta de Salcido y me vino a la mente lo que muchas veces he repetido en mis posts: “Cuando Salcido anda mal, se nota; pero cuando Salcido no está, se nota mucho más”, y así pasó ayer.

En opinión personal, es uno de los peores partidos en lo que va del año por parte de Tigres. Sin duda, un giro de 180 grados de lo que vimos el miércoles a lo que vimos ayer. Se nos escapa la liguilla a pasos agigantados, matemáticamente estamos ahí pero con el fútbol desplegado nos quedan pocas aspiraciones.

Imagen | foxsdeportes.com