Tigres UANL 0-0 Puebla: Gris empate

En una actuación que dejó mucho que desear, Tigres no pudo pasar del empate a cero ante el Puebla de local. Los felinos que venían de un importante triunfo ante Cruz Azul, se vieron escasos de ideas y pocas veces pudieron crear peligro en el arco rival. Con esto, los universitarios llegan a 13 puntos de 30 disputados. Una cantidad muy baja, de acuerdo a las grandes expectativas que hay en este equipo.

Solo hubo un cambio en la alineación respecto al encuentro anterior, recordando que Salcido tuvo que cumplir su partido de suspensión. Palos en el arco; Dueñas, Ayala, Juninho y Torres Nilo en la defensa; Viniegra y Torres en la contención, Damián y Danilinho por las bandas; Lobos y Pulido al frente.

Desde el principio del partido, Tigres tomó la posesión del balón y Puebla se dedicó a esperar atrás, buscando un contragolpe en los pies de Alustiza. La primera clara la tuvieron los felinos en un tiro de esquina al 12′, donde se prolongó a primer poste y apareció Pulido barrido a segundo, aunque su remate pegó en el rostro de Villalpando, luego en el poste y salió.

El cuadro local siguió dominando, pero sin mostrar realmente un factor sorpresa para quebrar a la dura muralla poblana. Quizás la más clara la tuvo Damián, que recibió fuera del área y sacó tiro colocado que pasó realmente cerca del arco. Por otro lado y sin hacer mucho, Alustiza tuvo dos opciones claras para adelantar a la Franja, sin embargo Palos apareció en ambas. Primero en un tiro libre por izquierda, donde alcanzó a rasguñar para mandar a tiro de esquina y en la otra, el argentino remató dentro del área y el arquero felino sacó con su mano derecha mostrando buenos reflejos.

Para la segunda parte, prácticamente los visitantes renunciaron al ataque y se dedicaron a buscar el empate. Aún así, Tigres tendría dos claras en los primeros minutos. Primero una diagonal de Danilinho que terminó con disparo del brasileño al travesaño y luego un mal despeje de Durán a los pies de Pulido, quien mandó su remate fuera, en la llegada más clara de todo el partido.

Justo después de esa llegada, Ferretti decidió sacar al juvenil delantero y mandar a Villa a la cancha. Después de eso, Tigres perdió la movilidad que aportaba Pulido y prácticamente pasó desapercibido el argentino. Esto sin lugar a dudas afectó a la propuesta del equipo, pues Villalpando no sería exigido nuevamente, salvo jugadas a balón parado. También entró Pizarro en lugar de Torres, aunque con poco que comentar sobre eso.

Desapareció Lobos entre tanto jugador poblano y se le acabaron las ideas al equipo. Damián no tuvo una buena tarde y no pudo mandar ningun centro realmente peligroso. Entre esto y lo bien parado que estuvo el rival, los últimos minutos fueron mero trámite. Mucha gente se quedó pidiendo la entrada de Lugo, algún revulsivo para intentar buscar el triunfo de local ante el Puebla.

Sin duda se dejaron ir dos puntos muy importantes y cada vez más se va reduciendo el margen de error. A esta altura, faltando 7 partidos, se tendrían que tener (al menos) 13 puntos para aspirar a liguilla. Es decir, cuatro triunfos, un empate y solo dos derrotas. Algo que se ve lejano, tomando en cuenta el funcionamiento que se ha tenido.