Tigres UANL: Tanto por corregir

El mal funcionamiento de Tigres se ha visto desde hace ya bastantes jornadas, aunque de este torneo solo llevamos dos. Durante la pasada campaña quedamos  súper líderes del torneo, es verdad, pero no vimos el fútbol más efectivo durante este campeonato.

Durante el 2011, en la segunda (Clausura 2011) y tercera (Apertura 2011) temporada de Ricardo Ferretti, se vio una de las mejores muestras de fútbol dadas por Tigres en los últimos años, cada jugar hacía tan bien su labor que no teníamos ningún reproche futbolístico después del campeonato. Pero las cosas comenzaron a cambiar cuando salió Danilinho, llegó Edno Cunha, nos echa Santos en semifinales en aquellos malditos cinco minutos, Mancilla se va al final del torneo. Luis García fue más que reventado por la afición porque no rendía como delantero, posición la cual no jugaba, mucha gente ni siquiera vio sus números, y tenía casi los mismos goles y partidos que Iván Alonso (ex delantero de Toluca) cuando llegó del Espayol, y este sí era delantero. Fue cayendo, cayendo y cayendo el fútbol de Tigres hasta ser lo que hoy es. No está por los suelos, claro que no, pero no tiene la misma eficacia. El fútbol no es perfecto, ni en sistema, ni táctica ni en nada, por eso siempre se busca mejorar.

Leía en el post de mi compañero Jorge Salazar, que ojalá Salcido recupere su nivel, porque sabemos que a la banca no va. Cuánta asertividad en este comentario. Salcido no está para nada en su nivel, no es ni lo que fue en PSV (obviamente, han pasado años de eso), ni lo que fue en Fulham, ya ni siquiera es lo de hace dos temporadas. Y Ferretti tiene la, por llamarle de alguna manera, terquedad de querer seguir teniéndolo dentro del campo. Yo estoy bien seguro que Carlos sabe lo mucho que ha fallado, incluso se ha de sentir en deuda con nosotros la afición, pero también sabe que no es su culpa, que el fútbol de tumba de las nubes al suelo, porque así es el deporte.

Aparte de Salcido –no la contención en sí-, hay otros dos factores del equipo que preocupan, y a continuación los mencionaré:

Defensa central y lateral derecha: Tigres ha mantenido a su línea defensiva desde el inicio de Ricardo Ferretti al mando, Jiménez era un completo corredor, recuperador. Subía, bajaba. Iba por las bandas, y cuando el rival tenía el balón se replegaba para apoyar a los centrales, incluso iba al centro del campo para hacer labores de contención. Actualmente hay tanto que pedirle y tiene poco de donde darnos, y no solo por esa pifia ante Rayados en la liguilla pasada, sabíamos que no tiene nivel. Por ejemplo, en la selección de la copa oro, ni siquiera fue titular, cuando antes era constantemente llamado a la selección mayor. Jiménez se pierde el resto de la temporada, dudo que se le extrañe de parte de nosotros. Los rivales seguro extrañarán la avenida que dejaba por la banda derecha.

Ahora, la central. Son dos jugadores grandes, ágiles y con visión de campo. Agilidad y mucho fútbol en la cabeza. Tienen velocidad, o sea juego a ras de pasto, pero también son muy buenos en el juego aéreo, dos características que, normalmente, un equipo cualquiera no tiene, o son veloces y con salida o son buenos en el juego aéreo. ¡Vaya suerte la nuestra! Entonces, ¿qué pasa? ¿Por qué cuatro goles en dos partidos? Baja de juego notable, sin duda. Juninho y Ayala se han visto carentes, ya no es ese muro que solo permitió nueve goles en la temporada, ahora son el equipo que tiene cuatro en dos jornadas. Es la cruel actualidad.

Aparato ofensivo: ¿Damián? Jugador desaparecido, y si resalta en el campo es por hacer un coraje porque, OTRA VEZ, no le salió la jugada de recorte hacia dentro para tirar o centrar. Antes la hacía tanto, que los defensores creían que ya no la haría, así que seguían y les quebraba la cintura. Después, entendieron los rivales que no dejaría de hacerlo y desafortunadamente lo detuvieron.

Danilinho por la otra banda, no le veo tanta culpa. Se asignó claramente la tarea de apoyar al lateral, y ¡lo ha cumplido muy bien!, corre y corre, cada que mueve las piernas con el balón en ellas es una oportunidad de levantarte del asiento y mirar atento, y qué buenos movimientos hace de la banda al centro, y normalmente se queda impotente levantando las manos porque no le tocan cuando deben. Y aquí vamos al otro punto de este aparato: Lucas Lobos. Qué difícil es hablar de alguien que nos ha dado tanto, de alguien que no se ha ido del club porque siente los colores. Qué difícil es reclamarle al capitán que llevó al equipo a llover en la sequía de 29 años sin título, pero hay que hacerlo. Lobos no ha tenido el mejor desempeño, y esto se nota en todo el equipo de Tigres, porque sí hay Lobos-dependencia, ¿por qué miedo a negarlo? ¿Tiene algo de malo depender del mejor jugador de la temporada en varias ocasiones? Dijo Tito Vilanova la temporada pasada con el Barça que sí existía la Messi-Dependencia, sería extraño no depender del mejor jugador de la época moderna ¿no?. No genera, no destella al equipo, no sorprende al rival. No sé si va para abajo o si ya también le hallaron la medida para jugarle.

El último de este aparato es Villa, cuando lo veo jugar, recuerdo algo que dijo Gerardo Martino, ahora entrenador del Barcelona, cuando fue entrevistado por Fernando Niembro para el programa “La última palabra” de FoxSports. Martino dijo que no se lleva bien con el delantero que le gusta estar dentro del área, a él le gusta que el “punta” corra, busque, se elabore a sí mismo y elabore jugadas para los compañeros, para el equipo. Pero también dijo que si tuviera a un delantero de las características de Martín Palermo, no le pondría a recuperar o a generar, sino a hacer que reciba, esas son las características del goleador.

Ahora, ¿Villa qué clase de delantero es? No es un Mancilla, no es un Oribe Peralta, no es un “Chucho” Benítez (Q.E.P.D). De la banda izquierda con Damián va a recibir nada o muy poco, por la banda derecha puede recibir, pero tendría que esperar toda la jugada de Danilinho, seguramente en un contra golpe, y hay que esperar que Villa lleve la misma velocidad que Danilinho, tengan la misma idea y llegue a tiempo al área para que al menos conecte el esférico. Cuánta complejidad, pero imposible no es. Solo que hoy es un problema, seguro por eso declaró Ferretti que el quinto extranjero está cerca, y ya había comentado para “Fútbol al día” que no es una bomba, es joven y una promesa, lo que asegura es que es ofensivo. Quizá así se tape el hueco que dejará Villa por su lesión o por alguna baja de juego, que pare estar de moda en el equipo.

Sonara ilógico que un tipo de 16 años quiera escribir soluciones para el problema de Tigres, o al menos intentar hacerlo, pero aquí voy: en cuanto a la contención, no es tan fácil de arreglar. Incluso con Salcido en el campo. Hay que quitarle proyección a Carlos, dejarle bien claro que Pizarro será el encargado de distribuir, llegar, tirar de media distancia. Obviamente no atarlo, darle la oportunidad de buscar cuando haya la posibilidad clara.

Hay que quitarle labores de encima, ya no puede ser el distribuidor contención que Ferretti le inventó ser cuando llegó, haría una gran labor de MC fijo, correcto y un hombre con presencia en la cancha. Siempre es complicado como jugador tener  a un Carlos Salcido en frente.

Mucha responsabilidad para Pizarro, apenas en dos partidos oficiales de Tigres habría que cargarle la responsabilidad de recuperar, pero también distribuir a las bandas, filtrar al delantero, saltar la línea y sorprender a propios y extraños con los pases. Difícil tarea, pero nada que Guido no conozca.

Para la lateral derecha la solución es clara: Jesús Dueñas. Ha demostrado potencial de contención de recuperación con proyección, no precisamente “contención con salida”, y estas características podrían ser bien utilizadas en la autopista que deja Jiménez para corregir las pérdidas de balón, para interceptar, tocar fácil a Pizarro o Salcido, incluso Danilinho, o ¿por qué no? Iniciar la jugada. Y cualidades de central también tiene, vimos casos donde Ayala subía hasta el área rival y sacaba un tiro. Hugo puede intentarlo, Dueñas estará para plantarse de central.

Los volantes se pueden corregir y cambiar, Danilinho debe seguir. Contundente, generador y corredor. Pero Damián, creo yo, debe probar la banca. Acosta y Lugo podrían cubrir esta posición, incluso Torres porque lo ha hecho con la selección norteamericana.

Por Villa hay que poner ahí a Pulido, yo lo dejaría jugando obviamente, Tito siempre será Tito, pero por su lesión hay que poner un jugador joven y con hambre, en caso de que no llegue el quinto extranjero, de ser así considero que habría que darle titularidad, pero sin dejar de confiar en Alan. Ya no es una promesa, es una realidad. Es lo que hay y es de calidad.

Para Lobos es complejo, pese a tanta carencia de su fútbol, debe seguir jugando. Es capitán, es Lucas Lobos. Si bien es cierto que nadie es inamovible, él es el que más se acerca a eso.

Quedan 15 jornadas y tenemos bastantes errores que ya Ferretti corregirá. Mejorar, no hay más.