Tigres UANL: La voz del aficionado XII

RECONOCIMIENTO VERDE AMARELO

Quisiera contarles una anécdota que me sucedió por ahi del 2011.

Empecé a trabajar en una empresa brasileña en la cual, teníamos que conocer y dominar los procesos de manufactura que ahí se aplican. Como nuestra experiencia era escaza, nuestros compañeros brasileños vinieron desde tierras amazónicas para compartirnos sus experiencias y prácticas. Debo reconocer que la personalidad del brasileño es muy amena y fué rápido el click entre la gente mexicana y ellos.

Los temas en la hora de comida se podrán imaginar que se limitaban a contarnos las diferencias culturales, comida, fiestas, etc. y sin duda, el tema que siempre salía a relucir, era el futbol.

Tuve la oportunidad de platicar con “torcedores” del Palmeiras, Corinthians y Flamengo. Ellos diciendome de la grandeza de sus clubs, que si uno llevaba tantos brasileiraos, que si uno tenía la mayor cantidad de aficionados en el mundo, etc. Y yo, como hincha de Tigres, siempre puse por delante el argumento de: “la diferencia entre tu equipo y mi equipo, es la afición” y remataba con un : “se los voy a demostrar”.

Pude invitarlos al partido Tigres-Pumas del Apertura 2011. Pasé por ellos a su hotel de hospedaje y les conté de la gran rivalidad que existe en la ciudad entre Tigres y Rayados. Me preguntaron que si había afición de otros equipos y le contesté que si, pero la mayoría del estado se orienta en mayoría para los equipos locales. Llegamos al estadio, nos estacionamos y ellos como hinchas primerizos, tomando fotos a las banderas, a la gente que pasaba, hasta se compraron gorras y pulseras de colores auriazules.

Entramos a la 7 de Preferente Norte y al caminar por el tunel y ver el campo verde, miraron para ambos lados de la cancha y les agradó mucho su vista. Ocupamos nuestros lugares y pedimos unas cervezas. Empecé a explicarles las distintas zonas del estadio, donde se ubican los Libres y Lokos, la historia del club, de como habíamos estado luchando por un campeonato que (en ese entonces) se nos negaba. Ellos quedaron sorprendidos; decirles que han pasado 29 años sin ser campeones y ver como se llenaba frente a ellos el Universitario les demostró del fenómeno que ocasiona el futbol en nuestra ciudad.

El partido comenzaba, las porras y los cantos retumbaban; ellos tomando y tomando fotos y videos; me recordaron la primera vez que fuí al Universitario. Cayó el gol de Lucas Lobos al 18′ de tiro libre y desató la locura; luego Juninho, Mancilla y “Kito” pusieron el 4-0 apenas en los primeros 45 minutos. Aquello fue una fiesta. Mis compañeros cariocas no dejaban de decirme que ellos eran los culpables de aquel buen momento.

Seguimos cantando y parándonos a gritar las porras, les explicaba las letras y les decía quienes eran sus compatriotas en el campo de juego. Estaban maravillados.

Al final, 4-1 terminó el partido, salimos contentísimos y aquellos brasileños no dejaban de alabar a nuestro equipo por el buen futbol que demostraron ese día y a la afición tan fiel que los seguía apesar de la sequía de 29 años sin un campeonato.

Pasó el 11/12/11 y al día siguiente recibí correos de ellos felicitandome por el tan ansiado campeonato que por fin llegó.

Ellos ahora están en Brasil, pero se llevaron un grato recuerdo de lo que Tigres significa para nosotros. Ojalá ese recuerdo les dure como nuestro amor por el equipo, toda la vida.

 

Comentarios

  1. Homero dice:

    Que Buena Historia y Experiencia, Felicidades! por eso y muchas cosas mas Somos Incomparables!! Saludos desde San Francisco CA.